Crónica diaria

“Ojalá el Papa viniera tres veces al año a Cuba”