Mundo

Víbora devorada por su propia cena