Mundo

Sin chaqueta ni corbata John Kerry camina por La Habana Vieja