Europa

Barceloneses y madrileños, igualmente hartos de la crisis catalana