Coclé

La simbólica Natá De Los Caballeros.

Por Cecy López (Periodista)

Empecemos por conocer por qué el nombre de Natá de los Caballeros, se dice que se nombró así en honor al cacique de nombre Natto, que gobernaba el área en que se encontraba el caserío; De los Caballeros, por la llegada de 100 caballeros españoles al pueblo.

Natá se fundó el 20 de mayo de 1522 por Pedro Arias Dávila, la segunda ciudad más antigua del litoral Pacífico de América, y la cuarta fundada por los europeos en tierra firme.

Natá de los Caballeros es la segunda ciudad más antigua del litoral Pacífico. Natá de los Caballeros es la segunda ciudad más antigua del litoral Pacífico.

Natá de los Caballeros es la segunda ciudad más antigua del litoral Pacífico.

Nosotros conversamos con la profesora Ana María Arosemena conocedora de la historia y que nos ayudó a comprender el origen de Natá.

Está ciudad cuenta con dos coloniales, La Basílica Santiago Apóstol y la Capilla San Juan de Dios, construidas por los españoles hace ya más de cinco siglos.

La Basílica es una de las primeras que fundaron los colonizadores en el litoral Pacífico americano y es la única que aún se mantiene en pie. Destacan de su arquitectura la alta torre, desde donde se divisa Natá y Aguadulce, así como el altar mayor y los altares menores.

La torre de la Basílica Santiago Apóstol era usada como punto estratégico de observación militar por los españoles La torre de la Basílica Santiago Apóstol era usada como punto estratégico de observación militar por los españoles

La torre de la Basílica Santiago Apóstol era usada como punto estratégico de observación militar por los españoles

La profesora señala que las ruedas se atesoran con mucho sentimiento, ya que fueron traídas desde el Cerro San Cristóbal para que fueran usadas por los indios en las tareas de construcción de la Basílica, con ella molían el material necesario. Estas ruedas identifican una época colonial de gran valor y lucha.

Todo un misterio existe con los túneles, una leyenda que rodea el templo dice que el túnel tiene cinco salidas diferentes, las cuales están ubicadas, la primera y principal a la entrada y salida de la sacristía menor; la segunda está a la entrada y salida del campanario; la tercera en la capilla San Juan de Dios, aunque algunos aseguran que el sitio señalado era un huesario; la cuarta sería en la desaparecida iglesia de la Soledad, y la última estaría en el Cerro San Cristóbal; lo cual gracias a la Fundación Natá de los Caballeros Siglo XXI, se ha logrado comprobar su existencia y se está buscando la manera de recuperar su funcionamiento.

Las piedras en forma de ruedas agilizaban el trabajo de los indios en la construcción de los monumentos. Las piedras en forma de ruedas agilizaban el trabajo de los indios en la construcción de los monumentos.

Las piedras en forma de ruedas agilizaban el trabajo de los indios en la construcción de los monumentos.

Las cinco salidas poseían caminos diferentes, se temía que la iglesia estuviera construida sobre vacíos por lo que la entrada del túnel a la sacristía menor permanece sellada.

Actualmente el túnel principal está sellado ya que Patrimonio Histórico, lo mandó a proteger, pues la Basílica forma parte de un grupo de monumentos históricos del país por la edad que tiene, y que fue hecha a finales del siglo XVIII y a inicios del XIX, no contando con fecha exacta.

El túnel se cree que fue construido antes de la iglesia, como a mediados del siglo XVIII, lo que da a entender que los indígenas ya habían sido colonizados.

En cuanto al folklor se refiere, Natá tiene una manera muy particular de cantar tamborito, usan tres tambores que van sonando de una manera más rápida, a diferencia de otros tamboritos, en Natá termina cuando la cantalante saloma y con aplausos.