Dr. Gustavo Carrizo

¿Siempre estás resfriado?, ¡cuidado!, podría ser Amigdalitis

En nuestro segmento de salud, la especialista invitada nos explicó que existen dos tipos de amigdalitis, la viral y la bacteriana, y la importancia de saber que el paciente no se debe auto medicar. ¡Es primordial que consulte a un médico!

¿Qué es la Amigdalitis?

Es una infección de las amígdalas que hace que se hinchen y produzcan dolor. Las amígdalas son las almohadillas carnosas, realmente los nódulos linfáticos, a cada lado de la parte de atrás de la garganta.

Su función y existencia es importante en el desarrollo pues las amígdalas son la primera línea de defensa del sistema inmune y normalmente actúan como filtro para cualesquier virus o bacteria que ingresen al cuerpo a través de la nariz o de la boca.  La amigdalitis se da cuando las amígdalas están tan abrumadas por la infección bacteriana o viral, que crecen y se inflaman.

Síntomas de amigdalitis.

La amigdalitis se puede dar a cualquier edad, pero es más frecuente en niños de edad escolar. Los indicios pueden incluir:

  • Dolor de garganta.
  • Amígdalas rojas e hinchadas.
  • Parches blancos sobre las amígdalas.
  • Dificultad para tragar; dolor al tragar.
  • Dolor de cabeza.
  • Fiebre.
  • Nódulos linfáticos hinchados.
  • Laringitis (inflamación de la laringe, que hace que su voz se vuelva áspera o ronca).

La especialista manifiesta que generalmente, la decisión de operar las amígdalas es en conjunto entre el otorrinolaringólogo y el paciente. En este caso se evalúan riesgos y beneficios de operar versus no operar y tratar cada cuadro infeccioso con medicamentos.Cuando las infecciones son muy seguidas (más de 5 episodios por año) el consejo es la operación. Lo mismo ocurre cuando hubo antecedentes de flemones y abscesos. En cambio cuando ocurre un solo episodio por año no se aconseja la cirugía.