Dr. Gustavo Carrizo

No soportas la flacidez en tu estómago, muslos, glúteos y brazos ¡Para todo hay solución!

Empezamos por definir la adiposidad localizada, corresponde a pequeños cúmulos de grasa ubicados en zonas características, con la diferencia que son pacientes de peso normal, es decir, no son obesos. Se trata de esa grasa que no baja, a pesar de una alimentación adecuada y hacer ejercicios.

La obesidad es otro tipo de patología, es una  enfermedad crónica tratable que aparece cuando existe un  exceso de tejido adiposo (grasa)  en el cuerpo, el índice de masa corporal es excesiva, estos pacientes necesitan otro tipo de tratamiento.

Estos depósitos de grasa dependen de la edad, el sexo y otros factores como el estrés , la ingesta de algunos fármacos o posibles dolencias y hábitos o rutinas de vida insanos. Es fundamental los hábitos saludables para evitarlos, dieta sana, ejercicio…

Con la edad la grasa localizada se convierte en una grasa mucho más difícil de eliminar, es una grasa más dura, interna y estocada. Los hombres tienen más tendencia de acumular en la zona abdominal, laterales de la cintura y espalda. Las mujeres, principalmente en la cintura, cadera, glúteos, muslos y algunas veces también en brazos.

Las adiposidades de grasa igualmente van a ser diferentes dependiendo si es grasa más superficial, o más interna ( muscular) y visceral.

  • La grasa superficial, esta debajo de la piel y es como la celulitis.
  • La grasa que esta entre la piel y el musculo depende mucho de nuestra propia estructura.
  • La grasa visceral, es la que se acumula alrededor de nuestros órganos, es muy dependiente de la edad, sobre todo la grasa abdominal, de órganos como el hígado, y se convierte en un problema de salud.

Tipos de grasa, parda y blanca, la grasa parda es la que se quema más rápidamente, la que el organismo usa para energía antes, la grasa blanca esta más estancada y difícil de eliminar, de hecho la grasa blanca es acumulada en gotas mucho más grandes por lo que es mucho más difícil de metabolizar. 

Tratamientos

  • La radiofrecuencia actúa de forma interna calentando la grasa para que ayude a deshacer estos nódulos.

Al calentar estos tejidos internos se mejora la circulación sanguínea y así se consigue rompiendo los nódulos de grasa. A la vez se consigue la estimulación de colágeno lo que así mejora a su vez el tono y la elasticidad de la zona. Ayuda a eliminar las toxinas y los depósitos grasos, mejora el drenaje.

Este aparato además de mejorar la eliminación de grasa localizada, es especialmente indicado cuando hay flacidez cutánea en la que al calentar la zona se produce una contracción de la misma.

  • La cavitación este tratamiento esta en la línea del tratamiento estético y medico no invasivo dependiendo de la potencia del aparato.

Se trata de una tecnología con ultrasonidos en las que se rompen los depósitos de grasa, esta energía va dirigida directamente sobre el tejido adiposo aumentando igualmente la temperatura del tejido lo que produce una destrucción del tejido adiposo.

De hecho los ultrasonidos hace que adiposas y así con las vibraciones de los ultrasonidos se rompen y aparecen en los otros tejidos para eliminarse.

La grasa que contenían las células adiposas que se han roto, se transforma en triglicéridos que se dirigen al fluido intersticial entre las células, allí se metabolizan a gliceroles y ácidos grasos libres. Estos junto con agua se absorben en el sistema circulatorio para ser procesado como energía o en el sistema hepático.

Este sistema es ideal cuando se combina con otros tratamientos que mejoran el drenaje y la eliminación de los nódulos que ha destruido los ultrasonidos.

  • La mesoterapia consiste en inyectar diferentes activos directamente en la zona en la que se  encuentran los nódulos o acúmulos de grasa localizada,  y puede ser más o menos profunda dependiendo del producto que se vaya a aplicar.

Se puede aplicar directamente en con agujas o con pistolas, en las que se aplican varias inyecciones en una misma aplicación. Los activos que se suelen aplicar, son centella asiática y silicio para mejorar la regeneración de las células que al estar faltas de oxigeno han ido empeorando.