Ciencia

Manipulación genética de la levadura permite producir un analgésico opiáceo