Cine y tv

Oliver Stone, el dedo en la llaga de Hollywood