Cultura

Guo-Qiang propone un explosivo diálogo espiritual con los maestros del Prado