De todo un poco

Después de Hollywood, el movimiento 'Me too' entra al Congreso de EE.UU.

Las normas del Capitolio marcan un auténtico camino de obstáculos para las víctimas de abusos que quieren denunciar: un proceso que dura más de tres meses, con cláusula de confidencialidad incluida, además de una mediación en la que el victimario está representado por el Congreso y teniendo que convivir con el acosador durante todo ese tiempo. Las normas del Capitolio marcan un auténtico camino de obstáculos para las víctimas de abusos que quieren denunciar: un proceso que dura más de tres meses, con cláusula de confidencialidad incluida, además de una mediación en la que el victimario está representado por el Congreso y teniendo que convivir con el acosador durante todo ese tiempo.

Las normas del Capitolio marcan un auténtico camino de obstáculos para las víctimas de abusos que quieren denunciar: un proceso que dura más de tres meses, con cláusula de confidencialidad incluida, además de una mediación en la que el victimario está representado por el Congreso y teniendo que convivir con el acosador durante todo ese tiempo. EFE