De todo un poco

Gaultier provoca en la pasarela de París: libertad a los pezones y a los cigarros