TVN plus En vivo

Espacios verdes en zonas urbanas, el 'equilibrio que tanto se necesita'

Imagen de especies de guayacanes cerca de un área residencial
Imagen de especies de guayacanes cerca de un área residencial / TVN Noticias

Los espacios verdes en las zonas urbanas tienen una repercusión enorme en la calidad de vida de sus habitantes, sin embargo, su preservación requiere de conciencia y compromiso por parte de los ciudadanos.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), las zonas urbanas ocupan menos del 1% de la superficie terrestre, pero en ellas reside más de la mitad de la población mundial.

A pesar de que son áreas caracterizadas por el tráfico, las multitudes, el acero y el cemento, las ciudades son ecosistemas cuyo estado repercute en la calidad de vida de las personas.

Además, pueden ser espacios que albergan biodiversidad, por lo que es importante prestar atención a la transformación de las zonas naturales, algunas sustituidas y otras que presentan altos grados de degradación, por aspectos como el crecimiento incontrolado.

Para la FAO, es necesario que los ciudadanos y los encargados de tomar decisiones se comprometan en la planificación que permita restaurar los ecosistemas urbanos, dado que los espacios verdes deben jugar un papel importante en el desarrollo de las ciudades, porque invitan a la relajación y la recreación.

Según Cities4forests, una coalición formada por más de 60 países, los bosques y áreas verdes en la ciudad brindan enormes beneficios como aire y agua más limpios, resiliencia climática, biodiversidad, mejora la salud y el bienestar de los humanos.

En la capital panameña existen parques y zonas verdes que brindan resiliencia y esparcimiento a los ciudadanos.

El Parque Natural Metropolitano, el Parque Omar, Summit, entre otros, son zonas que favorecen la calidad de vida, sin olvidar las avenidas, que también son puntos para concentrar especies de árboles.

Personas hacen ejercicios en el parque Omar
Personas hacen ejercicios en el parque Omar / TVN Noticias

Vía Verde, un programa que busca el equilibrio en la capital

A nivel de las zonas urbanas, la gestión de reforestar y cuidar espacios verdes suele recaer en los municipios y algunas organizaciones.

Luis Norato, director de Gestión Ambiental del Municipio de Panamá, explicó a TVN-2.com, las acciones que realizan a través del Programa de Reforestación Vía Verde.

Durante el año 2020 sembraron 975 plantones de especies como: flamboyán, lluvia de oro, guayacán, entre otros.

“Nosotros en base al tema de los árboles y los reemplazos que estamos aplicando los atendemos básicamente a diario”, recalcó.

Este año, para la temporada de lluvias, que es la mejor época para sembrar, se “duplicará o quintuplicará”, según Norato, la cantidad de árboles para poder llevar la siembra en los 26 corregimientos del distrito de Panamá, tomando en cuenta que actualmente tienen estudios de tomografías de algunas especies longevas, que por su condición han tenido que ser taladas, pero con el compromiso de la Alcaldía de Panamá de reemplazarlas.

Dejó claro que las especies “no necesariamente van a ser reemplazadas en el mismo lugar donde pudo haberse talado, debido a las condiciones arquitectónicas o de desarrollo urbano de la ciudad”.

Este caso sería el de algunos árboles centenarios como especies de caobos nacionales. “La prioridad es sembrar y dar ese verdor y equilibrio al medio ambiente que tanto se necesita".

Una de las siembras que se puede apreciar se encuentra en la vía Ricardo J. Alfaro (Tumba Muerto) en el límite con San Miguelito hasta la Cervecería Nacional, con distintos plantones, a los que se les aplica el sistema de riego diario en la mañana y en la noche para darles mantenimiento.

El programa incluye avenidas, parques y dependiendo del corregimiento y su planificación urbana, en un sentido más amplio se pueden reforestar bosques.

Antes de sembrar, verifican las condiciones del lugar y si la especie no representa un peligro para las construcciones, por el tema del enraizado. “Todo esto tiene que ser planificado y ejecutado de una manera integral para desarrollarlo”.

Además, en los corregimientos analizan buscar otras zonas, porque suele haber demasiado cemento y los espacios son cada vez más reducidos.

El Municipio de Panamá es una de las tres instituciones en el país que cuenta con un tomógrafo sónico para evaluar el estado de los árboles longevos y tomar una decisión en aras de preservar la vida humana y los daños materiales, según explicó el director de Gestión Ambiental.

Los árboles que no son considerados para tala suelen ser podados para buscar el balance y evitar la caída de las ramas.

Es inevitable en una ciudad como Panamá que las caídas de árboles no se den, claro que se dan, pero tenemos que evitar el menor riesgo posible”, Luis Norato, director de Gestión Ambiental del Municipio de Panamá.

Conciencia ciudadana

Norato indicó que necesitan que las juntas comunales se involucren al igual que las comunidades. “Cada uno debe cuidar su árbol”.

Instó a las comunidades que desean sembrar árboles asesorarse con la Dirección de Gestión Ambiental o con el Ministerio de Ambiente, para poder llevar esos proyectos, pues suele ocurrir que las personas “siembran por sembrar”, sin considerar los tipos de especies, ya que algunas no son amigables con la ciudad por el tema del enraizado, entre ellas, el ficus y el caoba africano, que son para espacios abiertos, no para aceras y avenidas.

“Creemos que, a futuro, con un trabajo que sea transparente y certificado la gente podrá entender más, pero se necesita la colaboración, si hay una siembra comunitaria involucrarse, si sembraron y tengo un árbol cerca de mi casa y es pequeño, regarlo, darle ayuda y darle la mano, todos juntos podemos hacer la diferencia”, puntualizó Norato.

En tanto, siguen conversaciones con entidades y organizaciones para poder llevar a cabo la siembra, porque en esta época es importante recolectar las semillas y la reproducción para que los plantones cuenten con ciertas características, como por ejemplo el tamaño, porque lo ideal es que sean mayores a 1,5 metros para ser plantados.

Dijo que se han detectado malas prácticas como el anillamiento, que se pudo observar en tres árboles en San Francisco, lo cual consiste en hacer corte alrededor de la especie, cortarle el oxígeno y hacer que muera, sin embargo, son casos difíciles de comprobar, porque al llegar a estos sitios nadie sabe sobre el hecho. “El tema del anillamiento no es posible porque estamos matando árboles y son los que nos dan vida, aire fresco. Todo el mundo quiere sombra, pero para tenerla hay que ser responsables con el medio ambiente”.

stats