TVN plus En vivo

Funeral de estado de Shinzo Abe genera polémica en Japón

Un retrato del ex ministro japonés Shinzo Abe en el escenario durante el funeral de estado.
Un retrato del ex ministro japonés Shinzo Abe en el escenario durante el funeral de estado. / EFE
AFP
27 de septiembre 2022 - 11:32

Tokio, Japón/Protestas, pero también largas colas de personas que quería ofrecer flores y plegarias, fue la tónica en el funeral de estado del asesinado ex primer ministro de Japón Shinzo Abe, este martes y en el que además de miles de personas, también asistieron varios dignatarios extranjeros.

Las cenizas de Abe, trasladadas por su esposa Akie en un cortejo fúnebre desde su domicilio en la capital japonesa, llegaron al recinto Budokan de Tokio, al son de un saludo de 19 salvas en honor del fallecido líder.

En su elegía, el actual primer ministro Fumio Kishida describió a Abe como "una persona con coraje" y enumeró sus logros políticos, incluido sus esfuerzos para fortalecer los lazos diplomáticos de Japón.

"Siento un dolor desgarrador", dijo Kishida frente a una enorme fotografía de Abe colgada sobre una gran estructura floral donde se expusieron sus cenizas, medallas y la bandera japonesa.

Abe fue el gobernante de Japón que más tiempo estuvo en el cargo y una de las figuras más reconocidas del país, recordado por cultivar alianzas internacionales y por su estrategia económica llamada "Abenomics".

Renunció en 2020 por problemas de salud, pero continuó como una figura política clave y hacía campaña por su partido de gobierno cuando un hombre le disparó el 8 de julio.

El tiroteo estremeció al país, con bajos niveles de crímenes violentos, y motivó condenas internacionales.

Pero la decisión de organizarle un funeral de Estado, el segundo para un ex primer ministro en la posguerra, generó creciente oposición, con cerca de 60% de los japoneses en contra, según encuestas recientes.

- Ofrendas florales -

La ceremonia en el Budokan congregó a importantes líderes mundiales como la vicepresidenta estadounidense Kamala Harris y los primeros ministros de India, Narendra Modi, y Australia, Anthony Albanese.

En el exterior del recinto, miles de personas formaron largas colas para dejar flores, generalmente blancas, frente a un retrato de Abe y rezar una oración en dos carpas que abrieron con una hora de adelanto.

Toru Sato, de 71 años, esperaba apoyado en su bastón. "Solo conocía a Abe-san por la televisión. Trabajó tan duro. Su muerte fue tan trágica. Lo siento mucho por él", dijo a AFP.

Koji Takamori llegó desde la región norteña de Hokkaido con su hijo de nueve años. "Yo quería agradecerle, ha hecho mucho por Japón", comentó el hombre de 46 años. 

"Honestamente, también quise venir porque ha habido tanta oposición, es casi como que estoy aquí para oponerme a los que se oponen" al funeral, agregó.

Aunque en menor número, los detractores también se dejaron ver en la zona y más tarde tenían previsto manifestarse frente al Parlamento.

- Descontento por funeral -

El hombre detenido por matar a Abe lo acusó de tener vínculos con la Iglesia de la Unificación, con la cual estaba molesto por las cuantiosas donaciones que su madre hizo a la secta.

El asesinato provocó un nuevo escrutinio de la iglesia y sus métodos de recaudación de fondos, y preguntas incómodas para la clase política de Japón. El partido de gobierno admitió que la mitad de sus legisladores tienen vínculos con la secta.

El primer ministro Kishida se comprometió a que su Partido Liberal Democrático (PLD) romperá sus relaciones con la iglesia, pero el escándalo agravó el malestar por el funeral de Estado.

Miles protestaron por la ceremonia y un hombre se prendió fuego cerca del despacho del primer ministro, dejando por escrito su objeción al evento.

Algunos legisladores de la oposición boicotearon el funeral.

La polémica tiene varios motivos. Algunos acusan a Kishida de aprobarlo unilateralmente sin consultar al Parlamento y otros protestan por el costo de casi 12 millones de dólares.

También pesa el legado polarizante de la gestión de Abe, marcada por denuncias de amiguismo y el rechazo a su nacionalismo y a sus planes de reformar la constitución pacifista.

El gobierno de Kishida confiaba en que la solemnidad del evento, con unos 4.300 participantes, incluyendo 700 invitados extranjeros, apagase la polémica.

El emperador y la emperatriz de Japón no asistieron por ser figuras nacionales neutrales, pero el príncipe heredero Akishino y su esposa dejaron ofrendas florales al final del servicio de 90 minutos.

Temas relacionados

Si te lo perdiste
stats