TVN plus En vivo

Auge y caída de la 'influencer' que fingió tener cáncer para ganar seguidores

¿Hasta dónde son capaces de  llegar los influencers por conseguir likes y rt?
¿Hasta dónde son capaces de llegar los influencers por conseguir likes y rt? / Google

La búsqueda del reconocimiento, la fama y la popularidad a través de los likes y rt's en redes sociales ha hecho que algunas personas, mal llamadas influencers, recurran a toda clase de artimañas y mentiras para lograr sus objetivos. ¿El fin justifica los medios?, ¿Hasta dónde están dispuestos a llegar para ganar fama?

Estas interrogantes probablemente no pasaron por la cabeza de Belle Gibson, una joven madre australiana de 23 años que sedujo al mundo con su increíble historia. Tras ser diagnosticada con un cáncer de cerebro terminal, Gibson decidió abandonar los tratamientos médicos y adoptar una vida más saludable, con una dieta sana y una rutina de ejercicios, lo que la llevó a curarse 'milagrosamente'. En cuestión de días la joven australiana que documentó todo su proceso en Instagram, se había convertido en una gurú de la industria de la salud y bienestar, y pasó de unos pocos seguidores, a cientos de miles.

Bell vendía en sus redes sociales que llevar una dieta sana le había ayudado a curar su cáncer de cerebro
Bell vendía en sus redes sociales que llevar una dieta sana le había ayudado a curar su cáncer de cerebro / Instagram

Su popularidad fue impulsada por medios de comunicación y espacios en Internet que vieron en la historia de Belle un ejemplo de superación para todos los jóvenes que padecen cáncer a una edad temprana. En 2014, publicó su primer libro, también titulado The Whole Pantry, con la prestigiosa editorial Penguin.

En su libro, Belle decía: "Me empoderé para salvar mi propia vida a través de la nutrición, la paciencia, la determinación y el amor".

En aquel momento la industria del bienestar, que actualmente está valorada en unos 3,8 billones de dólares a nivel global, estaba en auge.

El público en general ya había escuchado que los aguacates son "superalimentos" y mucha gente trataba de emular el estilo de vida "saludable" que mostraban los blogueros sin que hubiera ningún escrutinio (o poco) sobre las afirmaciones que hacían.

Su fama empezó a crecer exponencialmente, sobre todo entre enfermos de cáncer, familiares y defensores de terapias alternativas. Pronto alcanzó la cifra de 200,000 seguidores en Instagram, a quienes animaba con frases inspiracionales, y que llegaron a convertirse en una legión de fans. También se convirtió en empresaria con el lanzamiento de una aplicación con el mismo nombre (The Whole Pantry) que fue un éxito en todo el mundo. Más de 200,000 descargas solo en el primer mes, la llevaron a ser escogida como la Mejor Aplicación de Alimentos y Bebidas de Apple de 2013.

Su aplicación móvil fue tan popular que se coló entre las seleccionadas para aparecer en la primera edición del esperado Apple Watch en 2014.

Belle Gibson a su llegada a la oficina del Sheriff en Australia
Belle Gibson a su llegada a la oficina del Sheriff en Australia / David Crosling

En julio de 2014, Belle anunció en un post de Instagram que le habían diagnosticado otros cuatro tipos de cáncer. "Está en mi sangre, bazo, cerebro, útero e hígado", escribió.

Sus seguidores estaban destrozados.

Pero su historia, de tintes más hollywoodenses que australianos, era demasiada increíble para ser del todo verdad. Pronto le empezaron a salir grietas y llegaron los cuestionamientos.

En marzo de 2015, una publicación australiana expuso que Belle había estado afirmando falsamente a sus seguidores que donaba una parte de las ventas de sus libros y aplicaciones a organizaciones benéficas.

Pronto, muchos periodistas comenzaron a cuestionar e investigar si Belle también estaba engañando a la gente sobre su estado de salud y los cánceres que padecía.

En una entrevista para Australian Women's Weekly, Gibson confesó que lo había inventado todo, nunca había tenido cáncer. "No quiero que me perdonen. Tan solo creo que confesarlo es lo más responsable. Ante todo, me gustaría que le gente dijera, 'vale, es humana", manifestó en la aparición pública.

En las investigaciones, no solo se descubrió que no había padecido la enfermedad sino que usó el nombre de organizaciones de recaudación de fondos para captar dinero, con los que había prometido supuestamente ayudar a un menor con cáncer cerebral.

Tras su confesión, Gibson desapareció de las redes sociales, su aplicación ya no está disponible a través de dispositivos Apple y su libro, que iba a ser publicado a mediados de 2015 en Estados Unidos y Reino Unido, fue retirado de las tiendas a marcha forzada.

Luego de saltar el escándalo, su página de Facebook permaneció en activo durante unas horas, provocando la ira de usuarios airados, hasta que alguien la hizo desaparecer.

La historia de Gibson estalló en plena batalla del Gobierno australiano contra las terapias alternativas. En aquellos días, el Ejecutivo eliminó la exención de vacunación para los niños por temas religiosos, por creerlo un riesgo y un peligro contra la salud pública.

Belle Gibson recibiendo el premio a Estrella de las Redes Sociales del Año en Australia
Belle Gibson recibiendo el premio a Estrella de las Redes Sociales del Año en Australia / Instagram

En septiembre de 2017, recibió una multa de más de US$300.000 por parte del gobierno australiano por engañar a los lectores sobre la donación a organizaciones benéficas, después de que fuera declarada culpable de cinco infracciones de la ley del consumidor.

Entre ellas hay una multa de 150,000 dólares por no cumplir con la donación prometida de aportar el 100% de las ganancias de una semana de ventas de su aplicación a la familia de Joshua Schwarz, un chico con un tumor cerebral inoperable. También hay una fuerte acusación por parte de Kylie Willey, una madre australiana que rechazó un tratamiento de quimioterapia para el linfoma que padecía, basándose en los consejos de la app y el libro.

La condena sobre las falsedades contra la familia de Joshua Schwarz es la más dura, pero no la única. A ella se le suman estafas por faltar a la donación en un evento del Día de la Madre, y a otras fundaciones y empresas dedicadas a la investigación contra el cáncer. En total, la suma asciende a 410,000 dólares.

Según reportó el portal británico The Guardian, de los más de 400,000 dólares que recibió por la venta de libros y en la aplicación Whole Pantry, la influenciadora no entregó más que 10,000 en donaciones, ni una décima parte de lo prometido en su publicidad. Por el contrario, según informó una corte federal de Melbourne, la joven invirtió en viajes, ropa de lujo, transacciones en portales de apuestas deportivas y hasta en criptomonedas.

Temas relacionados

Si te lo perdiste
stats