Denuncian ante la CIDH al Estado de Honduras por asesinato de periodista

Imagen de audiencia pública de la la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Lima, Perú.
Imagen de audiencia pública de la la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Lima, Perú. / Tomado de Facebook/CIDH
Afp
11 de julio 2017 - 21:12

El colectivo social Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC) de los jesuitas denunció al Estado de Honduras ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por el asesinato de un comunicador en 2011, anunció este martes la institución.

"En representación de los familiares de la víctima", ERIC y la Clínica de Derechos Humanos Internacionales de la Facultad de Derecho de la Universidad de California, con sede en Los Ángeles, "hacen de manera pública la demanda contra el Estado de Honduras" ante la CIDH, según una declaración ofrecida en rueda de prensa.

Los activistas expresaron su esperanza de que con la demanda "se esclarezca" el asesinato "y se sancione a los autores materiales e intelectuales".

De acuerdo al procedimiento del sistema interamericano, los casos presentados ante la CIDH, con sede en Washington, deben antes haber agotado los recursos del derecho interno del país.

Pero una de las abogadas que compareció, Brenda Mejía, justificó el momento de la demanda, explicando a la AFP que cuando "no hay investigación en el expediente (de la víctima) la Comisión exime del agotamiento de los recursos internos".

Si el Estado rehusara atender las recomendaciones o peticiones de la Comisión, pudiera verse ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, con asiento en San José de Costa Rica.

El 14 de julio del 2011 Nery Geremías Orellana, de 26 años, viajaba en motocicleta hacia su trabajo en la radio Joconguera, en el departamento de Lempira fronterizo con El Salvador (oeste), cuando fue interceptado por desconocidos que le dispararon en la cabeza.

Falleció tras ser trasladado a un hospital de Sensutepeque, El Salvador.

Un total de 70 periodistas, comunicadores, propietarios y empleados de medios de comunicación han sido asesinados desde el 2003 en Honduras, uno de los países sin guerra más violentos del mundo y de los de mayor peligro para el ejercicio del periodismo, según organismos especializados.

Temas relacionados