Mundo

70 trabajadores sanitarios cuidaron a Duncan