TVN plus En vivo

Widodo toma posesión como presidente de Indonesia

Widodo toma posesión como presidente de Indonesia
Widodo toma posesión como presidente de Indonesia
Afp
20 de octubre 2014 - 05:29

Joko Widodo, primer presidente indonesio sin vinculación con el régimen del exdictador Suharto, ha prestado juramento este lunes como jefe de Estado de Indonesia, donde tendrá la tarea de reformar la que es la tercera democracia más grande del mundo.

"En el nombre de Dios, juro cumplir con mis obligaciones como presidente de Indonesia de la mejor manera y la más justa posible", declaró Widodo tres meses después de su elección durante la ceremonia de investidura ante el Parlamento. Vestido con un traje negro y el tradicional sombrero indonesio, Jokowi, como se le conoce en el país, escuchó de pie el himno nacional al lado de su predecesor, Susilo Bambang Yudhoyono, antes de pronunciar su discurso.

A la ceremonia acudieron dignatarios extranjeros, entre ellos el primer ministro australiano, Tony Abbott, y el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.

Numerosos partidarios de Widodo se congregaron en varios puntos de Yakarta para las celebraciones previstas a lo largo de la jornada en la capital indonesia, donde se desplegaron más de 24.000 policías con motivo de este traspaso de poderes. Un concierto de 'heavy metal', estilo musical del que es seguidor Jokowi, pondrá punto final esta noche a las festividades.

Procedente de un medio modesto, Widodo es el primer presidente ajeno a la élite político-militar que ha manejado las riendas del mayor país musulmán del mundo desde la caída del dictador Suharto en 1998. Tras una campaña muy reñida frente al exgeneral Prabowo Subianto, Jokowi, de 53 años, ha hecho una carrera fulgurante en política gracias a una popularidad labrada primero como alcalde de su ciudad natal y luego como gobernador de Yakarta desde 2012.

- Reformas cruciales -

Durante la campaña prometió priorizar la lucha contra la corrupción y la reducción de la pobreza, lo que generó muchas esperanzas en este país musulmán de 250 millones de habitantes, de los que un 40% subsiste con menos de dos dólares diarios. Sin embargo, el entusiasmo cayó un poco tras la elección en julio de este exvendedor de muebles criado en una cabaña de bambú. La coalición de Prabowo, mayoritaria en el Parlamento, copó todos los puestos clave en las dos cámaras y suprimió la elección directa de dirigentes locales, un sistema que permitió a Jokowi pasar del anonimato a la presidencia.

No obstante, el exgeneral se reunió el viernes con Jokowi por primera vez desde la elección e instó a los partidos de su coalición a apoyar al nuevo presidente, una declaración que rebajó la tensión entre ambos bandos, pero que fue acogida con prudencia por los analistas.

El nuevo presidente, que no cuenta con experiencia política a nivel nacional, tendrá la difícil misión de poner en marcha medidas cruciales como mejorar el acceso a la sanidad y a la educación, reducir la burocracia y relanzar la primera economía del sureste de Asia, máxime cuando no cuenta con mayoría parlamentaria.

Para impulsar el crecimiento, que se ralentizó durante el segundo trimestre hasta su nivel más bajo desde hace cinco años (+5,12%), Widodo deberá, según los expertos, reducir drásticamente las subvenciones a la gasolina, que representan un 20% del presupuesto estatal. Esta impopular reforma, que generó disturbios en el pasado, permitiría desbloquear fondos para aumentar las inversiones y el desarrollo de las infraestructuras necesarias para este archipiélago de 17.000 islas e islotes. Jokowi busca también mejorar el ambiente de negocios para atraer a los inversores extranjeros.

Si te lo perdiste
stats