La iniciativa ha sido presentada a través de la delegación de Panamá ante la Organización de las Naciones Unidas para Ciencia, la Educación y la Cultura (Unesco), en París, Francia, como parte de la diplomacia educativa, científica y cultural que se impulsa desde el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Para Karin Sempf de Sáenz, fundadora y directora del laboratorio Innova-Nation, “es un honor representar a Panamá y una oportunidad muy especial de demostrar el talento y capacidad que tienen nuestros jóvenes de proponer ideas que resuelvan los grandes problemas de nuestro planeta, así como compartir con el mundo las iniciativas y alianzas que se han presentado a favor de la educación para el desarrollo sostenible en nuestro país.»

En ese contexto, los participantes crean sus propios productos, presentan en público sus ideas, pulen técnicas de persuasión y trabajo en equipo, mediante una metodología dirigida a fomentar el pensamiento creativo y promover la innovación desde el proceso de DesignThinking, en base a materias STEAM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), en función del desarrollo sostenible.

El Premio Unesco-Japón sobre innovación educativa, creado en el 2015, y que se concederá de forma bianual a partir de este año, está dotado con 50 mil dólares para cada uno de los tres ganadores, que pueden ser instituciones, organizaciones no gubernamentales u otras entidades dedicadas a la educación para el desarrollo sostenible.