Crónica diaria

Francisco y su particular forma de romper el protocolo