Crónica diaria

Viajar a Cuba es subirse a una "máquina del tiempo"