Gobierno y sindicatos comienzan un diálogo preliminar sobre la huelga en Costa Rica

Los datos del Gobierno indican que, sin incluir el sector educación, la huelga ha tenido un apoyo cercano al 9,3 por ciento de los trabajadores públicos
Los datos del Gobierno indican que, sin incluir el sector educación, la huelga ha tenido un apoyo cercano al 9,3 por ciento de los trabajadores públicos / EFE
Efe
19 de septiembre 2018 - 11:15

Representantes del Gobierno y los sindicatos de Costa Rica comenzaron hoy, con la mediación de la Iglesia católica, un diálogo preliminar en busca de poner fin a una huelga que cumple su décimo día en rechazo a una reforma tributaria que discute el Congreso.

La delegación gubernamental está integrada por el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Steven Núñez; la de Justicia y Paz, Marcia González; y la de Planificación, Pilar Garrido, a quienes acompañan algunos viceministros.

En el lado sindical se encuentran líderes como el secretario general de la Asociación Nacional de Empleados Públicos, Albino Vargas; el presidente de la Asociación Nacional de Educadores, Gilberto Cascante, y la secretaria general de la Unión Nacional de Empleados de la Caja Costarricense del Seguro Social, Marta Rodríguez.

"Venimos a un diálogo preliminar con la mediación de la iglesia católica en busca de una segunda fase de mesa de negociación", dijo brevemente a los periodistas el ministro Núñez.

El funcionario aseguró que para llegar a esa segunda fase de conversaciones el Gobierno pondrá la condición de que se deponga la huelga.

La reunión se lleva a cabo en la Casa Arzobispal de San José, con el presidente de la Conferencia Episcopal y arzobispo de San José, José Rafael Quirós como figura mediadora principal.

El pasado viernes el Gobierno aceptó a la Conferencia Episcopal como mediador en el conflicto, mientras los sindicatos lo hicieron el lunes.

Los sindicatos cumplen hoy diez días de una huelga indefinida en rechazo a la reforma tributaria que estudia el Congreso, pues consideran que afectará en mayor medida a las clases media y baja, incluidos los trabajadores del sector público a quienes el proyecto pretende reducirles pluses salariales.

El Gobierno afirma que el 82 por ciento del dinero que pretende recaudar con la reforma tributaria provendrán del 30 por ciento de la población con mayores ingresos y solo el 4,8 por ciento se recargará al 30 por ciento de la población más pobre.

Los datos del Gobierno indican que, sin incluir el sector educación, la huelga ha tenido un apoyo cercano al 9,3 por ciento de los trabajadores públicos.

La mitad de las escuelas han tenido durante todo el movimiento afectación en diversa medida, mientras los sindicatos dicen que el 80 por ciento de los centros educativos están paralizados.

La reforma fiscal tiene como principal iniciativa la conversión del impuesto de ventas del 13 por ciento a un impuesto de valor agregado (IVA), con la misma tasa, pero que aumentará la cantidad de productos y servicios por gravar.

También incluye la renta global y cambios al impuesto sobre la renta de capital.

Temas relacionados

Si te lo perdiste
stats