TVN plus En vivo

Ébola: enfermera planea dejar cuarentena

Ébola: enfermera planea dejar cuarentena
Ébola: enfermera planea dejar cuarentena
Ap
29 de octubre 2014 - 21:20

FORT KENT, Maine, EEUU— Una enfermera que atendió a pacientes contagiados con ébola en África occidental dijo hoymiércoles que planea poner fin a su cuarentena voluntaria, lo que la encamina a un enfrentamiento con la policía que vigila su hogar y las autoridades estatales que buscan un mandato legal para hacerla cumplir el aislamiento.

Los funcionarios desean una orden judicial que permita a la policía estatal detener a Kaci Hickox, dijo Mary Mayhew, comisionada del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Hickox, quien no ha mostrado síntomas de ébola, dijo al programa de televisión "Today" de la cadena NBC y a "Good Morning America" de ABC que ha respetado la cuarentena voluntaria y que no tuvo contacto con nadie el martes y tampoco lo tendrá el miércoles. Pero advirtió que desafiará al estado si la política no cambia para el jueves.

"Sigo horrorizada por estas políticas de cuarentena domiciliaria que me han sido impuestas por obligación a pesar de que estoy perfectamente sana", afirmó Hickox en "Today".

Su abogado Norman Siegel dijo que ella no está dispuesta a seguir cooperando a menos que el estado levante "la totalidad o la mayor parte de las restricciones". Sin embargo, funcionarios estatales siguieron afirmando que debe permanecer en aislamiento hasta el 10 de noviembre, cuando concluye el período de incubación del ébola de 21 días.

Un juez tendría que conceder la solicitud del estado en lo que podría servir como una prueba de la legalidad de las cuarentenas estatales durante las preocupaciones desatadas por el brote de ébola.

Hasta que un juez firme una orden, la policía estatal vigilará los movimientos y las interacciones de Hickox si sale de su casa, dijo Mayhew.

En general, los estados tienen amplia autoridad cuando se trata de estos asuntos. Pero los funcionarios de salud de Maine podrían batallar para convencer a un juez de que Hickox representa una amenaza, dijo el abogado Jackie L. Caynon III en Worcester, Massachusetts, especializado en leyes de salud.

"Si alguien no está mostrando señales de infección, entonces es un poco difícil decir que debe estar en cuarentena obligatoria", afirmó.

El ébola, que se transmite mediante el contacto directo con los fluidos corporales de una persona infectada, ha provocado la muerte de miles de personas en África, pero solamente cuatro han sido diagnosticadas en Estados Unidos. Las personas no pueden infectarse sólo por estar cerca de alguien que está enfermo, y la gente no es contagiosa a menos que ya presente síntomas, dijeron funcionarios de salud.

Las directrices de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, de corte federal, recomiendan monitorear a trabajadores de salud como Hickox que han entrado en contacto con enfermos de ébola. Pero algunos estados, incluido Maine, están siendo más estrictos.

Hickox, que viajó como voluntaria a Sierra Leona con el organismo de ayuda humanitaria Médicos Sin Fronteras, fue la primera persona afectada por la cuarentena obligatoria impuesta por Nueva Jersey para pasajeros que lleguen al aeropuerto internacional Liberty de Newark procedentes de los tres países de África (Liberia, Guinea y Sierra Leona) más afectados por la enfermedad. Pasó el fin de semana aislada en una carpa en Nueva Jersey antes de viajar a la vivienda de su novio, un estudiante de enfermería de la Universidad de Maine en Fort Kent.

"No voy a quedarme sentada siendo intimidada por políticos y obligada a quedarme en mi casa cuando no represento un riesgo para el público estadounidense", afirmó.

El gobernador de Maine, Paul LePage, quien canceló eventos de campaña el miércoles para supervisar la situación muy de cerca, elogió a todos los trabajadores de salud que se han ofrecido como voluntarios en África para atender a pacientes de ébola. Pero dijo que el estado debe mantenerse "vigilante" para proteger a otros.

"Esperábamos que la trabajadora sanitaria cumpliera voluntariamente con los protocolos, pero este individuo ha dicho públicamente que no los respetará", dijo el gobernador Paul LePage en un comunicado. "Estamos muy preocupados por su seguridad y la salud de la comunidad".

En la noche, Hickox salió brevemente de su casa para una improvisada conferencia de prensa acompañada por su novio, en la que reiteró sus preocupaciones por la cuarentena estatal. La policía la observaba al otro lado de la calle.

La ley estatal le permite a un juez otorgar custodia temporal de alguien si las autoridades de salud demuestran que existe "una amenaza clara e inmediata a la salud pública".

Si un juez concede la solicitud del estado, entonces Hickok apelará la decisión bajo fundamentos constitucionales, dijo Siegel.

"Nuestra posición es muy sencilla: no hay justificación para que el estado de Maine la mantenga en cuarentena", afirmó. "No tiene síntomas, y por lo tanto no es contagiosa. Y no representa ningún riesgo para el público ni para la salud y bienestar del pueblo del estado de Maine".

Si te lo perdiste
stats