EEUU advierte a Irak que tomará represalias por ataques 'si es necesario'

Mike Pompeo.
Mike Pompeo, secretario de Estado estadounidense
Efe
16 de marzo 2020 - 09:13

Estados Unidos advirtió a Irak que tomará represalias "si es necesario" en caso de una nueva ofensiva contra estadounidenses, después de una serie de ataques mortales con cohetes contra una base militar en territorio iraquí, informó el lunes el Departamento de Estado.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, habló el domingo telefónicamente con el primer ministro iraquí, Adel Abdel Mahdi, a quien le reiteró la necesidad de defender a los miembros de la coalición antiyihadista liderada por Estados Unidos.

"El secretario Pompeo subrayó que los grupos responsables de estos ataques deben rendir cuentas" y "señaló que Estados Unidos no tolerará ataques y amenazas a vidas estadounidenses y tomará medidas adicionales si es necesario en defensa propia", indicó la portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus.

La semana pasada, la base de Taji, al norte de Bagdad, recibió dos ataques con cohetes que resultaron en la muerte de dos soldados estadounidenses y uno británico el miércoles, e hirieron a otros tres soldados estadounidenses y dos iraquíes el sábado.

Estos ataques de una magnitud inusual han reavivado los temores de una escalada en Irak y con el vecino Irán, a quien regularmente Washington responsabiliza de estar detrás de estas salvas de cohetes.

Desde finales de octubre se han perpetrado 23 ataques con cohetes contra objetivos estadounidenses en Irak. Las facciones armadas pro Irán instan a menudo a destruir a las fuerzas estadounidenses fuera de su país.

Aunque nadie ha reivindicado estos ataques, Washington acusa a las brigadas de Hezbolá, una de las facciones pro Irán más radicales que opera en Irak.

En represalias por este ataque, aviones estadounidenses bombardearon el viernes de madrugada varias provincias del sur de Irak, donde, según Washington, se encontraban bases de las brigadas de Hezbolá.

A finales de 2019, los disparos de cohetes que mataron a un contratista estadounidense desencadenaron un dispositivo de Washington en Bagdad en el que murió el poderoso general iraní Qasem Soleimani y su lugarteniente. Poco después, misiles iraníes cayeron sobre una base utilizada por el ejército estadounidense en Irak.

Temas relacionados