Norteamérica

Los ojos que vieron desde un balcón la tragedia en Orlando