Norteamérica

Hasta siete ataques terroristas en EEUU son atribuidos al extremismo islámico