Nuevos cambios en el gabinete de la primera ministra británica

Jeremy Hunt llega a Downing Street en Londres.
Jeremy Hunt llega a Downing Street en Londres. / EFE
AFP
14 de octubre 2022 - 11:23

Londres, Reino Unido/La primera ministra británica, Liz Truss, destituyó el viernes a su ministro de Finanzas y gran aliado Kwasi Kwarteng, pero insistió en aplicar, aunque modificado, el plan económico en el origen de una tormenta política que amenaza su propia continuidad.

"Tenemos que actuar ahora para tranquilizar a los mercados", afirmó, muy tensa, en una rueda de prensa de menos de 10 minutos en que solo contestó cuatro preguntas. 

Para ello, la líder conservadora, en el poder desde hace poco más de un mes, aceptó finalmente incrementar el impuesto de sociedades, una medida del gobierno anterior que estaba decidida a suprimir.

Sin embargo, se declaró "absolutamente determinada" a llevar adelante el resto de su plan para "conseguir un crecimiento más fuerte, un Reino Unido más próspero y salir de la tormenta".

En un mercado extremadamente volátil, la inestabilidad política pesó de nuevo sobre la libra esterlina, que se depreció un 1,20% frente al dólar, hasta 1,1188 dólares por unidad.

Los mercados financieros británicos se han visto sacudidos por gran nerviosismo desde que el 23 de septiembre Truss y Kwarteng presentaron un paquete de medidas que prevé importantes ayudas públicas y recortes de impuestos, pero nada para financiarlo.

Como resultado, las tasas de interés de la deuda pública británica se dispararon, lo que obligó al Banco de Inglaterra a intervenir comprando bonos a largo plazo.

El banco central -entidad independiente del gobierno- buscaba frenar así la subida de los intereses, pero fracasó y cuando anunció que no prolongaría las compras más allá de este viernes creó aún más caos en los mercados.

En este tenso contexto, Kwarteng, un ultraliberal de 47 años nacido en Londres de padres inmigrantes ghaneses, fue empujado a dejar su cargo para intentar salvar el de Truss. 

La primera ministra "me ha pedido que me haga a un lado como su ministro de Finanzas. He aceptado", escribió en una carta publicada en Twitter tras regresar urgentemente de Washington, donde asistía a las reuniones anuales del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.

- Calmar la crisis de confianza -

Kwarteng fue remplazado por el exministro de Relaciones Exteriores y de Salud Jeremy Hunt.

Una de las figuras más serias, aunque poco carismática, entre los candidatos que en julio compitieron por el liderazgo conservador, Hunt, de 55 años, goza de popularidad entre buena parte de sus diputados.

Según la prensa británica, numerosos miembros del Partido Conservador están intentando ya destituir a Truss, ante las desastrosas encuestas que auguran una aplastante derrota de la derecha en unas próximas legislativas.

Estas están previstas en enero de 2025 a más tardar, pero la tormenta política y económica provocada por sus polémicas reducciones de impuestos parece hacer imposible que la líder conservadora se mantenga en el poder hasta entonces.

Truss, de 47 años, llegó a Downing Street el 6 de septiembre. Sucedió en las riendas de la formación y del ejecutivo al controvertido Boris Johnson, obligado por sus propias filas a dimitir a raíz de una multiplicación de escándalos que dieron al traste con su popularidad.

Pero solo un mes después, la nueva líder conservadora se había puesto en contra a los mercados, los votantes y destacadas personalidades de su propio partido.

Ahora, está por ver si sus nuevas concesiones bastan para calmar la rebelión interna y la crisis de confianza general.

"Cambiar de ministro de Finanzas no deshace los daños ya infligidos" y "necesitarmos un cambio de gobierno", afirmó Rachel Reeves, responsable de cuestiones económicas en el opositor Partido Laborista, que supera con creces a los conservadores en las encuestas.

Bajo la presión de la formación, Truss y Kwarteng ya habían capitulado a principios de mes sobre una de sus más polémicas medidas: la abolición del tramo máximo impositivo, del 45%, para la rentas superiores a 150.000 libras (170.000 dólares) anuales.

Se les acusaba de favorecer con ella a los ricos cuando muchos británicos se hunden en la pobreza lastrados por una inflación que roza ya el 10% y debería seguir aumentando.

Buscando también tranquilizar, Kwarteng accedió después a adelantar al 31 de octubre la publicación de sus previsiones presupuestarias, en lugar del 23 de noviembre inicialmente anunciado. Pero tampoco bastó. 

Según un sondeo de YouGov, el 43% de los electores que votaron por el Partido Conservador de Johnson en 2019 quiere un nuevo cambio de primer ministro.  

Temas relacionados

Si te lo perdiste
stats