Le Pen pisa el acelerador a diez días de las presidenciales

La candidata de extrema derecha Marine Le Pen
La candidata de extrema derecha Marine Le Pen / AFP
Afp
27 de abril 2017 - 10:49

La candidata de extrema derecha a la presidencia de Francia, Marine Le Pen, salió a navegar en un pesquero este jueves mientras continúa su enérgica campaña de campo, con la que intenta desestabilizar a su rival y favorito Emmanuel Macron.

Todavía no salía el sol cuando Le Pen abordó el pequeño barco pesquero "Gracia de Dios II" en el puerto de Le-Grau-du-Roi, para un recorrido de cuatro horas por el Mediterráneo.

Macron "quiere aplicar una política ultraliberal, una política de desrregularización total", denunció la candidata antieuro, quien se presenta como la defensora de las clases populares.

El candidato centrista y proeuropeo respondió en Twitter recordando a los electores que la promesa de su rival de salir de la eurozona y celebrar un referéndum sobre la pertenencia de Francia a la Unión Europea (UE) "significaría el fin de la industria pesquera".

La víspera, Le Pen realizó una visita sorpresa a los obreros en huelga de una fábrica de Whirlpool en Amiens (noreste), que el gigante estadounidense amenaza con trasladar a Polonia. Macron se encontraba reunido con sindicalistas en la cámara de comercio local, a escasos kilómetros de allí.

"Estoy aquí con los trabajadores", proclamó Le Pen, quien se dio un baño de multitudes y posó para selfis. Macron respondió inmediatamente dirigiéndose a la planta, pero fue recibido con abucheos y gritos a favor de su rival.

Las últimas encuestas sugieren que Macron, que recibió el apoyo de los partidos tradicionales de derecha e izquierda, derrotaría a Le Pen por un margen de 21 puntos en la segunda vuelta de los comicios.

Pero este exministro de Economía que nunca ha ocupado un cargo electivo, ha sido blanco de críticas por su ausencia en el terreno en las primeras 48 horas después de la primera vuelta, dejando el espacio libre a Le Pen quien ha multiplicado sus desplazamientos y entrevistas.

Presentándose como la candidata de los "trabajadores", la aspirante ultraderechista multiplica los guiños al electorado euroescéptico y antiglobalización de izquierda radical, que se quedó huérfano tras la derrota en primera vuelta de Jean-Luc Mélenchon.

5 millones de euros

El jueves por la noche la hija del líder histórico de la extrema derecha francesa celebra su primer gran mitin entre las dos vueltas, en Niza (sureste), una región en la que, según ella, tiene una "relación de confianza fuerte" con los electores.

Para hacer frente a las voces críticas que estiman que no ha dado pelea a Le Pen, Macron aseguró el martes en un mitin en Arras (norte), ante 3.000 simpatizantes, que no dejará "un centímetro de espacio, ni un segundo de respiro" a su contrincante.

Marine Le Pen "es la heredera del sistema, nació en un castillo y viene a dar lecciones, pretendiendo ser del pueblo", denunció.

Los escándalos judiciales, que marcaron toda la campaña, volvieron a estar bajo los focos este jueves.

Una fuente cercana a la investigación sobre el caso de presuntos empleos ficticios en el Parlamento Europeo, que salpica a Le Pen y a otros 17 eurodiputados del Frente Nacional (FN), señaló que se evalúa en 5 millones de euros el perjuicio provocado a la eurocámara entre 2012 y 2017.

La justicia investiga si Le Pen y otros diputados europeos del FN pagaron con fondos europeos a asistentes parlamentarios, que en realidad trabajaban para el partido en Francia.

Protegida por su inmunidad de eurodiputada, Le Pen se niega a responder a cualquier citación judicial hasta que finalice la campaña electoral.

Si te lo perdiste
stats