Gobierno canadiense ve tiroteo como terrorismo

Gobierno canadiense ve tiroteo como terrorismo
Gobierno canadiense ve tiroteo como terrorismo
Ap
23 de octubre 2014 - 06:01

Dos ataques mortales en tres días contra soldados canadienses conmocionaron a la población y avivaron el temor a que su país esté sufriendo represalias por sumarse a la campaña aérea liderada por Estados Unidos contra el grupo extremista Estado Islámico en Irak y Siria.

"No nos intimidarán. Canadá nunca será intimidada", aseguró el primer ministro Stephen Harper en una comparecencia emitida por televisión, horas después de que un hombre enmascarado matara a un soldado que montaba guardia ante un monumento a los caídos en la guerra poco antes de las 10 de la mañana del miércoles. Después, el sospechoso hizo una efectista entrada en el Parlamento, donde fue abatido a tiros por el sargento en armas de la cámara, que ocupa un puesto ceremonial.

Harper describió el suceso como el segundo atentado terrorista en el país en tres días. El lunes, un hombre al que el primer ministro describió como "terrorista inspirado por Estado Islámico" atropelló a dos soldados en un aparcamiento de Quebec, matando a uno e hiriendo a otro antes de ser abatido por la policía. Como el sospechoso del tiroteo del miércoles en Ottawa, era un reciente converso al islam.

Los investigadores ofrecieron poca información sobre el atacante de Ottawa, identificado como Michael Zehaf-Bibeau, de 32 años y con un historial de crímenes menores.

"En los días siguientes, sabremos del terrorista y de cualquier cómplice que pudiera tener", indicó Harper.

Testigos dijeron que el soldado, el cabo Nathan Cirillo, fue abatido a quemarropa por un hombre con un fusil y vestido todo de negro, con el rostro cubierto. El atacante pareció levantar sus brazos en señal de triunfo y luego entró corriendo al Parlamento, ubicado a unos cientos de metros de distancia, donde se escucharon numerosos disparos.

La gente huyó del edificio valiéndose del andamiaje montado en el exterior para hacer renovaciones en la fachada, mientras que otros buscaron refugio en el interior, mientras policías armados con fusiles y chalecos antibalas tomaban posiciones alrededor del edificio y acordonaban las normalmente atestadas calles alrededor del Parlamento.

El ministro de Justicia y otros funcionarios dieron crédito en Twitter a Kevin Vickers, el sargento de armas o jefe de la seguridad parlamentaria, de haber abatido al atacante delante de una sala de reuniones. Vickers, de 58 años, cumple un papel en gran medida ceremonial en la Cámara de los Comunes, lleva un cetro y viste una toga verde, guantes blancos y un sombrero alto imperial.

Al menos tres personas fueron atendidas por heridas leves.

En Washington, el presidente Barack Obama condenó los hechos, calificándolos de "indignantes". La embajada estadounidense en Ottawa cerró como precaución, y a la afueras de Washington se estrechó la seguridad en el Monumento al Soldado Desconocido en el Cementerio Nacional de Arlington.

Harper prometió que los ataques "nos harán a fortalecer nuestra resolución y redoblar nuestros esfuerzos" para mantener el país a salvo y trabajar con los aliados de Canadá para combatir a terroristas.

Documentos judiciales que parecían ser del sospechoso mostraron un largo historial de condenas por agresión, robo y delitos relacionados con drogas y armas, entre otros delitos.

En un video de la Canadian Broadcasting Corp podía verse que el tirador, tras disparar al soldado en el monumento, fue solo hasta su auto. El vehículo fue localizado después ante el Parlamento, al final de esa cuadra.

El ministro del Gabinete, Tony Clement, tuiteó que se habían oído al menos 30 disparos dentro del Parlamento, donde congresistas conservadores y liberales celebraban sus reuniones semanales

El ataque se produjo dos días después que un converso reciente al islam atropellase con un vehículo en Quebec a dos soldados canadienses, uno de los cuales murió. El individuo, que fue abatido por la policía, estaba en el radar de las autoridades federales, que temían sus intenciones yihadistas y confiscaron su pasaporte cuando trató de viajar a Turquía.

Canadá elevó el martes su alerta de terrorismo de baja a media por lo que describió como "un aumento de rumores generales de organizaciones islamistas radicales". El martes, Canadá envió ocho cazas de combate a Oriente Medio para sumarse a la batalla contra Estado Islámico.

Si te lo perdiste
stats