Nacionales

'Jerseys' o isletas, la guerra en Campo Lindbergh continúa