El tamborito, las tunas y las comparsas se toman las protestas en Panamá

Protestas en Panamá

Las manifestaciones iniciaron con el llamado de los gremios docentes y poco a poco se han ido sumando otras organizaciones, sindicatos y sociedad civil
Las manifestaciones iniciaron con el llamado de los gremios docentes y poco a poco se han ido sumando otras organizaciones, sindicatos y sociedad civil / EFE

Al son de la caja y el repicador, las manifestaciones en contra de la crisis social que vive el país se han convertido en una forma muy original de alzar la voz y enviar un mensaje directo al gobierno central. A las protestas también se han sumado super héroes, personajes animados, payasos y hasta dinosaurios.

Las manifestaciones iniciaron con el llamado a paro de los docentes el pasado 4 de julio y desde entonces, otros gremios, organizaciones, sindicatos, grupos originarios y sociedad civil en general se han sumado a las protestas a nivel nacional.

Al ritmo del tamborito y sonando las pailas, las protestas se han tomado las calles de la ciudad en reclamo por el alto costo del combustible, la canasta básica, la corrupción rampante y la nula austeridad que ha mostrado el gobierno durante pandemia. La originalidad de las letras con la que las cantalantes han animado las marchas se han vuelto tendencia en redes sociales y cada vez son más las personas que se suman a las medidas de fuerza para exigir un cambio radical en la toma de decisiones del gobierno liderado por Laurentino Cortizo.

"Señor presidente, ¿qué me le pasó, dónde está el taburete?, será que lo botó". "Señor Nito, señor Nito, dónde está que no lo veo, queremos verle la cara pero usted es puro chifeo". "Se nos va la vida, esa es la verdad, los muchachos nuevos no se van a jubilar". "Así le decía Crispiano a Bolota, échate otro trago que el pueblo no lo nota", han sido algunas de las cosignas que entonaron los protestantes al son de la caja y el tambor, demostrando que el folclor panameño se adapta a las circunstancias del momento.

No obstante, el descontento social se ha manifestado de muchas otras maneras. A nivel nacional se ha podido constatar las formas más tradicionales y creativas para alzar la voz en contra de la crisis social que vive el país. Tamboritos, comparsas, tunas, bailes típicos y originarios han animado las concentraciones lideradas principalmente por los gremios docentes. Las jornadas, que se han extendido por horas, también han contado con el apoyo de grupos organizados que han armado fogones improvisados para hacer ollas comunes y suministrar de alimentos a las personas que participan en las protestas.

Además de las tunas y los tamboritos, una de las cosas que más ha llamado la atención es la participación de personajes animados, super héroes, y hasta dinosaurios en las diferentes marchas que se realizan en el país. Elmo, Spider Man, payasos reconocidos y hasta tiranosaurios rex han puesto la nota jocosa en medio de una situación de caos.

Medidas insuficientes

Para calmar los ánimos, el gobierno estableció el pasado lunes una mesa de diálogo en la provincia de Veraguas con la intención de lograr un consenso, pero al no presentar una propuesta que satisfaciera las necesidades de los gremios docentes y una solución real a los problemas básicos que enfrenta el pueblo, los representantes de las organizaciones sindicales se levantaron de la mesa y las conversaciones fracasaron. Los ánimos a las afuera de Coopeve se caldearon y hubo algunos enfrentamientos con la Policía Nacional, lo que obligó a los ministros a retirarse del lugar en medio de una multitud enojada.

Horas más tarde, el presidente Laurentino Cortizo anunciaba en cadena nacional el congelamiento de los precios del combustible para los vehículos particulares a 3.95, además de el control de precios para diez productos más de la canasta básica.

La medida buscaba ponerle un alto a las masivas manifestaciones, pero el anuncio de Cortizo no hizo más que incrementar las protestas a nivel nacional y el descontento ha llegado a límites peligrosos que podrían desencadenar en una explosición social. Tras más de 10 días de estar en las calles, las manifestaciones siguen aumentando y cada vez son más acuerpadas por otros sectores de la sociedad que han anunciado paro de labores, marchas y concentraciones en puntos estratégicos como medida de fuerza y llamado de atención hacia el gobierno. 

En tanto, al anuncio del congelamiento del precio del combustible y los productos de la canasta básica, el gobierno nacional también decidió ejecutar medidas de austeridad y un proceso para reducir en un 10% la planilla estatal. No obstante, el ministro de Ambiente, Milciades Concepción reconoció que la medida de contención del gasto no incluye al Órgano Judicial y mucho menos al Legislativo, dejando entre ver que por ley, dichos órganos no están en la obligación de tomar medidas que ayuden a reducir el gasto estatal. 

Entre las medidas de austeridad que anunció el gobierno está la suspensión de aumento salariales, prohibición del cobro de dietas y viáticos por la participación de servidores públicos en Juntas Directivas, viajes al exterior del personal de protocolo, entre otras.

 

Presionados por el clamor social, la Asamblea Nacional también se vio obligada a emitir un comunicado donde anunció medidas para la contención del gasto. Sin embargo, los anuncios tanto de Cortizo como del ógano legislativo no han llenado las expectativas de los panameños, mientras se incrementan los cierres y protestas en todo el país.