Confesionario

Algunos guerreros se quejaron y otros defendieron a la producción