Chiriquí

Festival de Antaño en Dolega rinde homenaje a lo nuestro.

Por Cecy López (Periodista)

Una modalidad que se aprecia en esta festividad es el tambor nuevo, el cual es rápido, ágil y muy alegre. Aquí las cantalantes se acoplan con las palmas de las manos y el movimiento de cintura y faldeo es elegante y suave.

El profesor Ramiro Gutiérrez nos comentó de la cumbia muy particular que los identifica “Capullito de alelí” se le puso ese nombre resaltando el piropo lleno de admiración hacia la mujer, piropos que en los tiempos de antes eran poemas al oído para enamorar a la dama.

En las presentaciones también se goza de los juego de ronda, donde las parejas se entrelazan al ritmo de una rima bien cantada.

Los tradicionales bailes de ronda donde se le rinde tributo al tambor y al verso. Los tradicionales bailes de ronda donde se le rinde tributo al tambor y al verso.

Los tradicionales bailes de ronda donde se le rinde tributo al tambor y al verso.

Llegó el momento de disfrutar de “La Capitana” que rinde tributo a la junta de corta de arroz, donde el dueño del arrozal una vez termina la junta regresa a su casa cargado a mochinche donde le espera una buena cena y una buena capitana que se entrega a puro verso y cuarteta. ¡Esa si es la capitana bellaca ojua!

En este Festival usted también disfruta de una recreación de cómo se aserraba la madera en el tiempo de antes, podrá apreciar artesanías antiguas de gran valor, ver cómo funciona un trapiche, refrescarse con un delicioso guarapo y gozar de las danzas folclóricas.

Pero como su nombre lo dice “Festival de antaño” no podía faltar la dramatización de cómo un enamorado celebraba el cumpleaños de su amada, en esta realización del cumpleaños el caballero le lleva un ramo de flores y canta una serenata a la luz de la luna.

Cabe resaltar que el verso, la poesía y la rima son las características de este festival que busca de una manera muy propia rescatar el arte y darle ese valor agregado a la poesía.

Definitivamente el pueblo de Dos Rios en Dolega da una muestra de cultura y tradición por lo nuestro, una actividad que crece con su gente para el deleite de propios y extraños.