Las ballenas que engalanan el Pacífico panameño Las ballenas que engalanan el Pacífico panameño

Noticias

Las ballenas que engalanan el Pacífico panameño

Por TVN Noticias

La época, que antes representaba una baja turística, ahora da paso a uno de los negocios verdes que más ha florecido en Panamá en los últimos años: el avistamiento de cetáceos.

Doña Berta, habita en La Chonta, al Sur de la isla Cébaco, desde hace 50 años. Es dueña de un albergue que está ampliando para recibir a la creciente ola de turistas que le visitan. Desde su casa se pueden ver a las ballenas con sus crías. “En las noches no me dejan dormir. Los aleteos son constantes”, relata la señora. “Y en el día se la pasan aquí al frente. Como que se dejaran llevar por la corriente”.

Al igual que Doña Berta, otras personas de la zona han adecuado sus antiguas actividades para dedicarse al ecoturismo, principalmente los pescadores. La mayoría de ellos sabe que su trabajo ha llevado a que disminuya la cantidad de pesca. Por eso el avistamiento de ballenas es su alternativa de supervivencia.

Con la ayuda de la Fundación MarViva, seis pescadores en Montijo decidieron abandonar la pesca por la industria del avistamiento de cetáceos. Saben que las ganancias dependerán de cuidar a las ballenas jorobadas que llegan a las islas de Cébaco, Gobernadora, sur de Taboga y el golfo de Chiriquí. También saben que logralo significa el camino hacia el crecimiento sostenible, "inteligente" y de pleno empleo.

El avistamiento de cetáceos como una actividad organizada se remonta a 1950. Su crecimiento comenzó en las décadas de lo ochenta y noventa llegando a 87 países en todo el mundo, con más de 9 millones de participantes y una industria millonaria.

Con información de Annette Quin