Libertad y energía en la propuesta otoño-invierno 20/21 de Chanel

Desfile de la colección otoño-inviero ready to wear 2020/21

Los espectaculares decorados que Karl Lagerfeld diseñaba para los desfiles de Chanel daban casi tanto que hablar como sus colecciones. Pero un año después de su muerte, su sucesora Virginie Viard prescindió el martes en París del suntuoso marco para dar total libertad a sus amazonas.

La Tour Eiffel, un cohete, un supermercado, un yate de lujo... Lagerfeld, director artístico de Chanel durante casi cuatro décadas, acostumbró a su público a grandes puestas en escena en el Grand Palais de París, un monumental edificio de techo de vidrio donde se celebran los desfiles de la firma de lujo.

Y aunque Viard, su antigua mano derecha, había mantenido esta tradición desde la muerte del diseñador alemán el 19 de febrero de 2019, en esta ocasión se limitó a disponer varios islotes curvilíneos, de estratos blancos y líneas negras, de los que salían bocanadas de humo.

Desfile de la colección otoño-inviero ready to wear 2020/21
Desfile de la colección otoño-inviero ready to wear 2020/21 / Chanel

Para esta colección CHANEL Otoño-Invierno Ready-to-Wear 2020/21 “no hay vestidos, solo casaques. Pantalones de montar que abren sobre botas de siete lenguas, un guiño a aquellas que pertenecían a Karl.

Por la primera vez veremos botones de prensa en conjuntos para darles un gesto más vivo,” continua Virginie Viard. Mucho negro y blanco. Solo unos toques de verde pálido y el emblemático rosado de la Casa. Una suavidad. Un esbozo, puntuado con joyería imponente.

“Un impulso muy simple y puro. Romanticismo sin flores. Emociones sin adornos,” explica Virginie Viard. “Movimiento, aire… para el desfile, sin marco. No me gusta delinear.”

Libertad, energía, deseo por lo absoluto. Gabrielle Chanel – siempre – cuyo caballo de carrera se llamaba Romantica, el filme Les Biches de Chabrol para sus parisinas que son tan femeninas como amazónicas, y una foto de Karl Lagerfeld llevando un conjunto a rallas con botas sus botas de montar.

- Gigi y sus amigas -

Así, el desfile se convirtió en un libre albedrío de modelos vestidas en blanco y negro, que caminan solas o en pequeños grupos, como en la imagen que de inmediato despertó a las redes sociales de Gigi Hadid (de negro), flanqueada por otras dos jóvenes (de blanco). Lucen pantalón corto con medias con el logotipo de la doble C entrelazada, minitop y se cubren con un abrigo largo.

Desfile de la colección otoño-inviero ready to wear 2020/21
Desfile de la colección otoño-inviero ready to wear 2020/21 / Chanel

Viard también aporta un toque renovador a la colección, limitando el tweed - el emblemático tejido con que Lagerfeld inundaba sus desfiles -, a unas pocas prendas.

El look se rejuvenece con pantalones anchos que se abren por los costados, botas siete leguas y el pelo largo semirrecogido con una fina coleta.

- Madonna, en los 1980 -

Para vestir a estas amazonas, Viard pensó en la fundadora Gabrielle Chanel y su caballo, "Romantica", explicó.

Más solemne apareció la top Kaia Gerber, con un vestido negro palabra de honor y mangas abultadas, adornado con un fino cinturón de pedrería con cierre en forma de cruz cristiana.

Desfile de la colección otoño-inviero ready to wear 2020/21
Desfile de la colección otoño-inviero ready to wear 2020/21 / Chanel

Este símbolo religioso también se lleva en forma de pulsera y de collar, a veces con una cinta negra o con pesada pedrería, un "look" rockero que recuerda el estilo que Madonna popularizó no sin controversia en los años 1980.

“Amo tanto CHANEL, esta colección solo podría ser una oda", declaró Viard.

Con información de servicios internacionales.

Temas relacionados