Suramérica

Odebrecht: no fuimos los primeros ni seremos los últimos en pagar sobornos