Suramérica

Ninguna promesa de cambio detiene la dolorosa marcha de los caminantes venezolanos

Lulexis González, migrante venezolana, llora después de detenerse en la carretera de Cúcuta a Pamplona, en el departamento de Norte de Santander, Colombia. Lulexis González, migrante venezolana, llora después de detenerse en la carretera de Cúcuta a Pamplona, en el departamento de Norte de Santander, Colombia.

Lulexis González, migrante venezolana, llora después de detenerse en la carretera de Cúcuta a Pamplona, en el departamento de Norte de Santander, Colombia. AFP