Para la Iglesia, 'el matrimonio es entre un hombre y una mujer y hasta que la muerte los separe’

Demanda prohibición de matrimonio homosexual en Panamá / Meredith Serracín

La Iglesia católica ha repetido este viernes su discurso contra el matrimonio igualitario, después que dos hombres presentaran ante la Corte Suprema un recurso de inconstitucionalidad contra un artículo del Código de Familia que establece que el casamiento es sólo entre un hombre y una mujer.

Líderes eclesiásticos no sólo han arremetido contra la idea de legalizar el matrimonio independiente del género de quienes lo contraigan, sino que ha apretado sus posturas sobre el divorcio, reconocido por ley.

“Según la ley de Dios (el matrimonio heterosexual) es indisoluble, hasta que la muerte los separe”, insistió el cardenal José Luis Lacunza, rector de la diócesis de David.

En el despacho del magistrado Luis Ramón Fábrega está decidir la inconstitucionalidad del artículo 26 del Código de la Familia, acusado por organizaciones de derechos humanos locales como discriminatorio.

Pero Lacunza ha pedido que en el caso de las parejas del mismo género se le llame “como quiera pero no matrimonio”.

“La Constitución dice lo que dice, pero no siempre las leyes humanas respetan las de Dios. La Iglesia ha defendido, defiende y defenderá” la prohibición del matrimonio igualitario, sostuvo.

En un mismo término se pronunció el monseñor José Domingo Ulloa. Para él “la Constitución es clara: el don es la familia compuesta por un hombre y una mujer”.

Este texto, sin embargo, no aborda nada puntual sobre cómo deben ser las familias ni los matrimonios. El artículo 52 establece sólo que el Estado protege el “matrimonio, la maternidad y la familia”. Ni siquiera se acuerda de la paternidad.

“El Estado protegerá la salud física, mental y moral de los menores y garantizará el derecho de estos a la alimentación, la salud, la educación y la seguridad y previsión sociales”, continúa el artículo.

Pero organizaciones científicas estadounidenses como la Asociación Americana de Pediatría han establecido, tras 25 años de estudio (en 2006 presentó el informe), que los niños criados por padres homosexuales son tan normales como los de los heterosexuales.

“El matrimonio engendra vida”, ha insistido, de todos modos, Ulloa. “Y dos personas del mismo sexo no pueden”, agrega.

Si te lo perdiste
stats