La ciencia dice: "Acordarte de tu ex es bueno para tu salud y si lloras por él, hasta bajas de peso"

La ciencia dice: "Acordarte de tu ex es bueno para tu salud y si lloras por él, hasta bajas de peso"
La ciencia dice: "Acordarte de tu ex es bueno para tu salud y si lloras por él, hasta bajas de peso"
17 de septiembre 2019 - 13:12

Si sientes culpa y te reprochas tú misma por acordarte de tu ex, no seas tan dura contigo misma, hacerlo es bueno para tu salud, y llorar por él, aún más, según los expertos.

Llorar por tu ex y tu antigua relación cuando llega la hora de la ruptura, y todo el duelo por el que atravesamos, no es del todo malo. De hecho, es más bueno de lo que crees, pues, de acuerdo a estudios, el llorar por tu ex te puede ayudar a bajar de peso.

Sí, como lo leíste. Según una investigación llevada a cabo por el St. Paul Ramsey Medical Center, llorar nos ayuda a liberar ciertas hormonas, como la prolactina, adrenocorticotrópica y leucina encefalina, las cuales reducen los niveles de cortisol, la sustancia responsable de la retención de calorías en nuestro cuerpo.

Y es que, se ha comprobado que el cortisol se libera cuando existen momentos de estrés, tal como lo provoca una ruptura amorosa, esto, con el fin de sobrevivir a esta situación.

Por el contrario, en una situación de mucho estrés y tristeza, contener tus deseos de llorar lo único que provocará es que produzcas más cortisol, y por ende, permanecerán más calorías en tu cuerpo.

Sin Trampas

Pero si ya viste en este estudio una manera de bajar de peso cuando te lo propongas, déjanos aclararte que no todas las lágrimas producen este efecto, es decir, bajar de peso.

Puedes ser toda una reina del drama, y llorar cuando quieras, pero si no existe en ese llanto mucha tristeza, frustración y tensión, que se producen naturalmente cuando rompes con tu pareja o atraviesas por una dolorosa situación, de nada vale la pena, pues no causa el efecto “adelgazante”.

Asimismo, los expertos añadieron que el mejor horario para poder llorar entre las 7 pm y las 10 de la noche. Esto se debe a que, por lo regular, en estos horarios nos encontramos acompañados o cerca de nuestros familiares, por lo que se genera una confianza más grande para llorar y ser apapachados.

Temas relacionados