Emprendedores panameños llevan la cultura guna al mundo metaverso y las NFT

Comarca Guna Yala

El grupo YalaBox ha desarrollado una tienda online de molas en NTF y el primer Museo de la Mola Guna del metaverso, siguiendo las tendencias tecnológicas que hoy ocupan la mente y tiempo de gigantes del mundo digital como Google, Microsoft o Facebook.

El Museo de la Mola Guna recibe un visitante digital.
El Museo de la Mola Guna recibe un visitante digital. / Cortesía.
Helkin Guevara - Corresponsal digital
24 de abril 2022 - 09:13

Ciudad de Panamá/El metaverso, ese conjunto de entornos virtuales que emulan el mundo real y en el que los usuarios interactúan por medio de avatares digitales, cuenta desde hace poco con un museo dedicado a la mola y también con una tienda de este arte textil tradicional en formato NFT (token no fungible), ambas propuestas desarrolladas por emprendedores tecnológicos panameños.

¿Metaverso? ¿Avatares? ¿NFT? Vamos con algo de contexto para quienes no están al corriente de lo último de la innovación tecnológica. El metaverso es definido como espacios virtuales a los que las personas tienen acceso a través de una serie de dispositivos especiales como gafas de realidad aumentada y en los que deben interactuar usando avatares o representaciones gráficas del usuario.

Existen múltiples mundos o entornos en el ciberespacio del metaverso que simulan la realidad, pero sin sus limitantes, y cada usuario puede elegir qué lugar o espacio público visitar. Y las NFT son activos digitales únicos y exclusivos, que se venden desde plataformas online para ser usados en la "otra realidad" del metaverso.

Hay "piezas" que se han vendido por cientos de miles de dólares y a inicios de 2022 se estimaba que las ventas de NFT alcanzaban unos 3,025 millones de euros (unos 3,266 millones de dólares), de acuerdo al informe Online Art Trade Report 2021 de Hiscox, citado por la revista Semana.

Así resume el funcionamiento de estas tendencias digitales el joven emprendedor tecnológico Kelvin Alvarado, líder de YalaBox, colectivo de desarrolladores panameños detrás de la tienda de molas en NFT y del primer Museo de la Mola Guna del metaverso.

Kelvin Alvarado lleva siete años trabajando en proyectos tecnológicos.
Kelvin Alvarado lleva siete años trabajando en proyectos tecnológicos. / Cortesía.

La revolución que ha supuesto el advenimiento del internet ha ido evolucionando con su fases 1.0 (masificación) y 2.0 (interacción y colaboración) y ahora, con las NFT y el metaverso, estamos ante el rasgo más distintivo del internet 3.0 hasta ahora, estima Alvarado, porque las personas ya no solo se comunicarán a través del mundo digital, sino que estarán inmersos en él.

Los gigantes de la tecnología e innovación como Google, Microsoft o Facebook (que precisamente cambió su nombre a Meta en 2021), desarrollan propuestas en torno al metaverso y las NFT y grandes empresas empiezan a prepararse para incursionar en la tendencia.

En cinco años, el 70% de las grandes marcas estará en el metaverso, según estimaciones de Wildbytes, agencia especializada en el diseño y producción de experiencias audiovisuales interactivas, con sede en Estados Unidos y Europa, reportó recientemente el diario ABC.

Desarrollo de proyectos

Volviendo a las propuestas de YalaBox, Alvarado cuenta que tanto la tienda de molas como el museo se encuentran "online" y pueden ser visitados; ambas son aún productos mínimos viables, a la espera de seguir creciendo en los siguientes meses.

"Me gusta crear cosas y estar al tanto de hacia dónde va la tecnología. También me gusta involucrar a jóvenes amigos de la comarca (Guna Yala) como yo y llevar nuestra cultura a cada proyecto que hacemos", cuenta Alvarado, quien empezó su camino por los emprendimientos tecnológicos en 2015 con el desarrollo de aplicaciones móviles como el primer diccionario digital guna-español o el primer directorio de artesanos gunas del país.

De hecho, la primera mola que Alvarado publicó en la tienda de NFT fue una que hizo su abuela. Y explica: "La tienda forma parte de un marketplace de NFT y al compartir una imagen allí, de inmediato se convierte en NFT. En palabras sencillas, una NFT tiene un código que la convierte en una obra única, sea una imagen, un GIF o una animación. Y quien compra una NFT lo hace porque está adquiriendo algo único que puede usar en todo el mundo del metaverso".

Kelvin Alvarado (con las gafas digitales), Kevin Kantule (sentado) y Shamyr Morris, miembros de YalaBox.
Kelvin Alvarado (con las gafas digitales), Kevin Kantule (sentado) y Shamyr Morris, miembros de YalaBox. / Cortesía.

Hasta el momento, las molas de YalaBox cuentan con varios interesados, añade Alvarado. Y el Museo de la Mola Guna, prosigue, será una especie de galería para las molas, una vez se encuentre terminado.

"Necesitamos terminar de desarrollarlo y aprender. Esta experiencia será valiosa porque si esta tendencia continúa, habrá demanda de este tipo de servicios... desarrolladores de mundos virtuales para fines como turismo digital, entretenimiento y hasta trabajo", sostiene.

Las gafas o dispositivos especiales para ingresar al metaverso, son, de momento, un obstáculo para su masificación. "Antes las gafas costaban unos 800 dólares y ahora se pueden comprar en unos 300 dólares. Se espera que más adelante sean más accesibles", agrega.

La tienda de mola de YalaBox está alojada en la página de OpenSea, un mercado en línea enfocado en el comercio de NFT; mientras que El Museo de la Mola Guna está en la plataforma Roblox. Desde que incursionó en el sector de las tecnologías y la innovación, Alvarado, de 29 años, ha participado en representación de Panamá en encuentros y programas de jóvenes líderes emprendedores en Estados Unidos, China, Israel, Países Bajos y México.

stats