Economía

EEUU: baja el número de pedidos a las fábricas