Economía global

El FMI pone a Merkel contra las cuerdas