TVN plus En vivo

Como enseñar a los niños a manejar el estrés diario

Regreso a clases

Imagen ilustrativa
Imagen ilustrativa / Pixabay
Sara Marquez - Redactora
22 de febrero 2024 - 13:59

Ciudad de Panamá/El estrés y la reactividad, se manifiestan en nuestro cuerpo en forma de piel atópica, múltiples infecciones, un sistema nervioso alterado que reacciona o un sistema inmunitario más debilitado.

De esta manera podemos describir un montón de sintomatología que afecta a nuestras constantes vitales y a nuestras respuestas de supervivencia, como puede ser, por ejemplo, el sueño o la alimentación.

En los niños, el estrés puede representarse en actitudes muy identificables. Su actitud y estabilidad emocional son los dos factores que más se ven comprometidos, pues es la manera en que su cuerpo intenta mostrar los signos. En muchos casos, los menores tienden a llorar excesivamente, a no comer, o a dejar de dormir de manera regular.

Aunque siempre se recomienda a los padres, construir hábitos extracurriculares en los hijos, el exceso de actividades también conlleva a que se genere estrés en su día a día.

Por otro lado, si el menor ve estas actividades como “obligación”, el rechazo será inminente, y no se logrará un objetivo positivo en sus rutinas.

Imagen ilustrativa
Imagen ilustrativa / Pixabay

Haz un manejo positivo del estrés con los niños en 5 pasos:

1. Descansar

En primer lugar, es hacer algo muy sencillo: descansar. Estamos en una sociedad que castiga el descanso. Parece que estar muy ajetreados, muy estresados, dormir poco, sacar mucho trabajo se pondera, se estimula, se recompensa. No obstante, eso es muy dañino. Hay que hacer que el pequeño tome pausas activas o simplemente pase un rato sentado.

2. Dormir las horas adecuadas

Tenemos que incentivar a que los niños duerman las suficientes horas para que puedan descansar. También que pasen tiempo en casa. No pasa nada si un niño por las tardes, en vez de ir a dos extraescolares, está en casa, juega, lee, hace manualidades, pinta, conversa con su madre o cocina con su padre porque son actividades que ayudan a que su sistema nervioso se relaje.

3. Tener contacto con la naturaleza

Por supuesto, el contacto con la naturaleza es algo que no debe dejarse de lado, pasear al aire libre. Antes los niños pasaban mucho tiempo en el campo, hacían cabañas, jugaban con sus amigos, exploraban, jugaban con palos y es una actividad buenísima que hemos ido perdiendo. Por lo tanto, hay que darles esas pequeñas dosis a nuestros hijos de contacto con la naturaleza.

4. Llevar una alimentación saludable

También la alimentación juega un papel fundamental a la hora del manejo del estrés en los pequeños. Que haya una alimentación saludable, buena, rica en nutrientes, que quitemos ultra procesados, que quitemos azúcares, que al final suman este estrés y esta reactividad al sistema nervioso, hará que podamos controlarlo. Así que hay que poner atención a los alimentos de los niños.

5. Dar a los niños mucho afecto y cariño

Por supuesto, esto es fundamental: dar mucho afecto, mucho cariño, no solo físico, sino también emocional, afectivo. Tener conversaciones, escucha activa, mirar a los ojos de nuestros hijos, que nos cuenten qué han hecho en el cole, qué les ha pasado. Todo eso reduce el estrés y vamos a poder ayudar a que nuestros hijos crezcan con un balance adecuado que va a ayudar a su salud mental.

Cuando los niños no son capaces de manejar estas emociones intensas los lleva a problemas de comportamiento, dificultades en las relaciones con otros niños y figuras de autoridad, así como a una disminución de la autoestima. Finalmente, el estrés les afecta en la concentración, la memoria y la capacidad para aprender nuevos conceptos, lo que lleva a un rendimiento académico bajo.

Si te lo perdiste
Lo último
stats