China lanza una contraofensiva en el Consejo de DDHH de la ONU

Michelle Bachelet
Michelle Bachelet / EFE
AFP
14 de septiembre 2022 - 11:17

Ginebra, Suiza/China, acusada de violar los derechos fundamentales de las minorías en la provincia de Xinjiang, aprovechó la sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU para lanzar una contraofensiva, mientras las potencias occidentales buscan maneras de responder a la situación.

Pekín está furioso desde la publicación de un informe de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, el 31 de agosto, que habla de la posibilidad de que se hayan cometido crímenes contra la humanidad contra las minorías de Xinjiang, especialmente contra los los uigures.  

Por ello las autoridades chinas han aprovechado los diversos foros que ofrece el Consejo de Derechos Humanos de la ONU para intentar mostrar a sus críticos que cuentan con un amplio apoyo.

El martes, el embajador de China ante la ONU en Ginebra, Chen Xu, presentó una declaración conjunta de casi dos docenas de países y apoyada por Rusia, en la que se afirmaba que el informe --el último bajo el mandato de la Alta Comisionada saliente, Michelle Bachelet-- estaba "basado en información errónea y sacaba conclusiones equivocadas".  

"Nos preocupa profundamente que esto socave el diálogo y la cooperación en el ámbito de los derechos humanos y exagere la actual tendencia a la politización y polarización en el Consejo de Derechos Humanos", dijo el diplomático. 

- Presión para una resolución -

Aunque el informe de Oficina del Alto Comisionado no cointiene ninguna revelación, supone la aprobación por parte de la ONU de las denuncias de las oenegés de derechos humanos y otras organizaciones que acusan desde hace tiempo a Pekín de una seria de abusos en Xinjiang, entre ellos la detención de más de un millón de uigures y otros musulmanes, así como la esterilización forzada de mujeres. 

Pekín rechaza categóricamente estas acusaciones y asegura que está operando centros de formación profesional en la región para combatir el extremismo islamista.  

Los países occidentales estuvieron presionando para que se publique el informe a pesar del intento de Pekín para enterrarlo y están de acuerdo que hay que tomar medidas sobre la situación en Xinjiang pero no se han puesto de acuerdo sobre cuales.

Los grupos de derechos humanos están presionando para que se adopte una resolución que condene las presuntas violaciones o incluso que ordene una investigación.  

Una "prioridad para el Consejo debe ser el establecimiento urgente de una investigación internacional independiente sobre la situación en Xinjiang", dijo la directora de Amnistía Internacional, Agnes Callamard, al Consejo en un mensaje en vídeo. 

Durante los dos días de debate general en el Consejo, decenas de países han expresado su preocupación por Xinjiang, pero aún no hay indicios de que todos vayan a unirse en una acción conjunta.  

"Cualquier intento de desprestigiar y desacreditar a China a través de los derechos humanos está condenado al fracaso", dijo un diplomático chino en la asamblea el miércoles. 

Y acusó a Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, la Unióne Europea así como a otros países occidentales de "manipular y presionar al Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos".  

Temas relacionados

stats