TVN plus En vivo

Gustavo Petro y sus retos como nuevo presidente de Colombia

Gustavo Petro es el primer presidente colombiano de izquierda, pero ha tenido que establecer alianzas.

Gustavo Petro
Gustavo Petro, presidente electo de Colombia / EFE

Este domingo el presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, asumirá el cargo, desde donde pretende lograr la paz total, establecer un verdadero programa social para llegar a todas las capas de la sociedad que se sienten abandonadas, impulsar el desarrollo del país con un denominado capitalismo moderno y la democratización general de la nación suramericana con una política más abierta para la gente, así ha enumerado Héctor Cardona, periodista e investigador colombiano, los retos del nuevo mandatario.

Cardona señaló que Petro ha dado buenos pasos dejando claro que la izquierda no es mayoría, por lo que podría enfrentar problemas para gobernar, ya que hizo nombramientos políticos de personas que no vienen del pacto histórico de su partido y aunque proceden del centro de izquierda son muy respetadas por el establecimiento.

Resaltó que el gabinete que ha nombrado Gustavo Petro ha sido muy bien recibido, tanto que la oposición no ha tenido nada que decir, a excepción del Ministro de Defensa. Pero los nombramientos tranquilizaron los mercados y a los inversionistas, además, logró configurar una mayoría parlamentaria en el Congreso, gracias a que durante la campaña tuvo acercamientos con los cuatro colectivos más importantes, consiguiendo que se declararan partidos de gobierno, o sea, que van a apoyar las iniciativas.

Cardona aseguró que, siendo Petro el primer presidente de izquierda, hacer que estos cuatro colectivos se unan todos como partidos de gobierno y el respaldo de casi el 80% de la fuerza parlamentaria es un gran logro.

Cambios importantes

Para el también consultor, uno de los cambios importantes que podría traer el gobierno de Petro es la defensa de la Colombia periférica, que tradicionalmente había perdido las elecciones y que representa a la población afro del Caribe y Pacífico; la población indígena en el suroccidente del país y de los llanos orientales, de las zonas aledañas al país andino; además, significó la llegada de la población joven que se sintió profundamente abandonada, de las mujeres que reclamaban igualdad de derechos y de la comunidad LGTBI.

Todas esas llamadas minorías representaron la Colombia que Petro visualizó, de ahí que el nombramiento de Francia Márquez como vicepresidenta tenga esa enorme relevancia”, indicó Cardona.

Destacó los orígenes de Márquez, que es hija de mineros proveniente de una comunidad pobre, que pese a su hoja de vida tan brillante e interesante jamás hubiera llegado a una vicepresidencia o a un ministerio en Colombia.

“Podríamos decir que en Colombia hoy entran a formar parte de un gobierno los que jamás fueron incluidos nunca en un gobierno”, — Héctor Cardona - periodista e investigador social

La izquierda en América

Cardona considera a Petro como una persona con una visión continental, por lo que no duda que quiera ejercer algún tipo de liderazgo en el continente, indicando que ya ha dado pasos en esa dirección reuniéndose con Gabriel Boric, ha mantenido contacto estrecho con Ignacio Lula Da Silva.

A su juicio, lo que el presidente electo ha expresado es que pretenden ejercer un nuevo eje de izquierda en el continente, pero profundamente diferente al de hace 20 años, tomando distancia muy clara frente a Daniel Ortega, Nicolás Maduro y Cristina Fernández de Kirchner.

Manifestó que Petro, Boric y Lula han expresado el hecho de centrar una izquierda que sea respetuosa de la democracia, de la constitución y alejada de los autoritarismos, algo que prometió Petro con vehemencia, porque de no hacerlo quizás no hubiera ganado la Presidencia de Colombia.

Cardona aseguró que era urgente restablecer las relaciones con Venezuela, algo que expresaron todos los candidatos presidenciales, debido a que la estrategia de establecer un cerco diplomático para lograr la caída de Maduro fue un fracaso total, que afectó a cerca de 4 millones de colombianos que vivían del comercio bilateral, pues con el cierre de la frontera el comercio que generaba 3,500 millones de dólares cayó a 150 millones de dólares, lo que representó una debacle económico y un profundo error del gobierno de Iván Duque.

Entendiendo que este restablecimiento de relaciones va dirigido a reavivar el comercio en la frontera y la seguridad nacional, por lo que no ve a Petro en visitas, comunicaciones cercanas o participando de las dinámicas políticas de Maduro y Ortega.

Rescató que tal vez haya un acercamiento con Andrés López Obrador, presidente de México, aunque con ciertas diferencias.

Retos

Uno de los principales retos de Petro es lograr la paz total, con un acuerdo con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), que es la última guerrilla que crea armas en Colombia. Además de desarmar las bandas criminales se tomaron los espacios que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) dejaron por falta del interés del gobierno, luego de que se firmara el acuerdo de paz.

Sin embargo, Cardona considera que esta no es una paz sencilla de lograr, aunque el ELN ha anunciado que está dispuesto a sentarse a negociar, debido a que el gobierno de Duque rompió las negociaciones de paz que se llevaban en Cuba, luego de un ataque a una estación de policías en Bogotá.

Calificó al ELN como una guerrilla muy compleja que pretende que se hagan negociaciones en cada comunidad donde tiene grupos armados para determinar una especie de plan de gobierno a seguir, lo que tomaría los cuatro años de gobierno, pero si se trata de hacer más rápido, Petro se vería acorralado en las exigencias de una guerrilla que es dañina, pero minoritaria, frente a un gran plan de gobierno que tiene.

Mientras que, el plan de sometimiento a las bandas criminales consiste en condiciones jurídicas menos agresivas para quienes entreguen información que permita el desmantelamiento de los grupos criminales, lo que será muy complejo.

Esa paz total depende del narcotráfico porque las bandas criminales son narcotraficantes, entonces es sencillo entender que si Petro acaba con esas bandas surgirán otras, porque el tema del narcotráfico es global, un negocio con una rentabilidad tan abrumadoramente alta que no dudaríamos de que surgirían nuevas personas dispuestas a arriesgar sus vidas por ese negocio. Allí es donde entra Estados Unidos”, indicó.

Petro ha señalado que hay que acabar con la política antinarcótico que se ha tenido desde el gobierno de Uribe, para entender el tema de drogas como un problema de salud pública y el narcotráfico como un tema de redes internacionales, pero no atacando al campesino de Colombia, sino solucionando el problema de subsistencia de ese campesino con figuras de tipo económico y social.

Dicho esto, Cardona resaltó que, una vez se anunciara el triunfo de Petro, el presidente Joe Biden lo llamó para felicitarlo, y el planteamiento de la nueva política del narcotráfico recibió una respuesta positiva.

Política Anticorrupción

El analista señaló que Petro está buscando un equilibrio que es muy difícil, porque el país clama por una política anticorrupción seria y clara, pero el gobierno saliente está salpicado con escándalos de corrupción abrumadores, de tal manera que el dinero reservado para el acuerdo de paz en Colombia, que había sido aportado por países que apoyaban el proceso, en un 80% se lo robaron en una trama de coimas complejas que había entre funcionarios de Duque, y que ahora se va a empezar a investigar.

Entonces la gran pregunta es, si Petro logró esa alianza, ¿Cuál es el precio que va a tener?

Cardona destacó que esos partidos tienen la corrupción muy dentro de sus raíces, entonces, cómo se comportarán los miembros de esos colectivos cuando se presente la reforma tributaria, se hable de la paz total y se hable de reformas políticas, allí es donde está la gran duda.

Concluyó que la derecha ha recibido un golpe monumental, pues la población le dio la espalda a los partidos que habían estado con la derecha asqueado de la imposición de una política antinarcótico, de una política internacional, de la imposición de una política de seguridad que son un profundo fracaso, asqueados del apoyo que se le dio a Donald Trump y de las violaciones a los derechos humanos.