Cuestionan el rumbo de las políticas públicas en materia ambiental en Panamá

Medio ambiente en Panamá

¿Hacia dónde están dirigidas las políticas públicas en materia ambiental?

El prohijamiento de un anteproyecto de Ley que declara Reserva hidrológica El Montuoso un área del distrito de Las Minas, provincia de Herrera, y subroga la Ley 12, del que aseguran permite la titulación de tierras en el área protegida, abre el debate sobre ¿hacia dónde van dirigidas las políticas públicas en materia ambiental?

El biólogo Isaías Ramos, del Centro de Incidencia Ambiental, aclaró que esta área ya estaba protegida desde marzo de 1977 y lo que se busca con este anteproyecto es modificar la actual normativa que le ofrecía la protección, para establecer artículos donde se permitiría la titulación de esta zona.

“Esta zona es totalmente importante, al igual que todas las áreas protegidas, debido a que en ella nacen varios ríos, entre ellos, el río La Villa, que abastece a Guararé, Chitré, Los Santos y es una zona amenazada por la deforestación”, advirtió.

Para Ramos, abrir la oportunidad de que puedan ser tituladas estas áreas protegidas, implica que habrá una cascada de propuestas legislativas que van a intentar modificar la cobertura de protección en diferentes zonas y de allí la preocupación.

En términos legales, explica, a esto se le denomina regresión ambiental y todas las luchas realizadas por diversas organizaciones durante décadas se perderán “de un plumazo”, por diferentes intereses.

Territorios para la exploración y explotación minera

Aunado a esta situación se le suma la preocupación ante la posibilidad de extensión de territorios para la exploración y explotación minera.

De acuerdo con Ramos, en la página web del Ministerio de Comercio e Industrias actualmente se establecen 129 solicitudes de concesiones a lo largo y ancho del país, de estas 12 ya cuentan con permisos otorgados

Muchas de estas, solo son de exploración. De las 12 antes mencionadas, 4 empresas tienen estudios de impacto ambiental aprobado.

Lo interesante de estos estudios de impacto ambiental, según el biólogo, es que sacan a la luz que no hay solo un proyecto minero en Panamá, sino que son cuatro que potencialmente pueden estar en funcionamiento.

Un ejemplo de ello, es el que se ubica en Cerro Quema, que tiene aún una extensión mucho más grande que el de Minera Panamá, además del proyecto de Cañazas.

Mencionó que, entre las zonas de interés de acuerdo al potencial minero, de acuerdo a la propia Cámara Minera, sobresalen: Cerro Pelado, Chorcha, Cerro Colorado que cuenta con un gran depósito de cobre según sus indicaciones, la concesión de Petaquilla que se divide en dos, Viento Frío que tiene oro; Río Pito y Cerro Quema, que además de oro, están haciendo investigaciones con relación a cobre.

Alrededor de estos puntos, existen área protegidas que están bajo amenaza, igualmente por mal manejo de suelo y deforestación.

“Es preocupante que en la asamblea en vez de presentar una propuesta que reglamente que personal técnico o del Ministerio de Ambiente tenga mayor capacidad de fiscalización, lo que se está presentado son iniciativas que disminuyen la protección efectiva sobre las áreas protegidas y que aumentan la presión de todo tipo, deforestación, contaminación, tráfico de madera”, advirtió.

El biólogo, recriminó que frente a todas estas situaciones el Ministerio de Ambiente (Miambiente), “no levante la voz y diga nada”, cuando precisamente fue establecido y su creación apoyada por las organizaciones ambientales, para que se tuviera en el Consejo de Gabinete una voz en protección de los derechos ambientales, pero frente a las amenazas existentes este ministerio se “queda callado y está debajo de una piedra”.

stats