Ascienden a 31 defunciones en las últimas horas y se registran 758 nuevos casos por COVID-19 en Panamá

31 fallecidos por COVID-19 en las últimas horas, reportan 758 nuevos contagios para un total de 35,995 infectados

Un nuevo récord de 31 defunciones por COVID-19 fue registrado este viernes, 3 de julio en Panamá, lo que sube a 698 la cifra de muertes por el virus en lo que va de estos 4 meses de pandemia.

Un total de 758 personas fueron diagnosticadas como COVID-19 positivo al corte de este viernes.

A la fecha se han contagiado 35,995 ciudadanos por la pandemia, de los cuales 18,352 siguen siendo casos activos que están bajo tratamiento. En tanto, otros 16,945 han ganado la batalla contra el potente virus.

En aislamiento domiciliario se encuentran 17,383, 16, 678 están en casa, 705 en hoteles, 823 están en sala y el número de pacientes en cuidados intensivos continúa en ascenso con 146 recluidos.

Se han aplicado 138,081 pruebas (38,912 positivas y 99,169 negativas), de esas 2,280 fueron aplicadas este viernes.

La incidencia de contagios se acumula en los siguientes grupos de edad: menores de 20 años (4,324), de 20 a 39 años (15,809), de 40 a 59 años (11,375), de 60 a 79 años (3,742) y de más de 80 años (745).

Los decesos se concentran en las edades de 20 a 39 años (42), de 40 a 59 años (144), de 60 a 79 años (314) y de más de 80 años (186).

Restricciones para contagiados por COVID-19

Para mitigar la agresividad de propagación del virus, el ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, anunció una serie de restricciones para los infectados y los contactos de estos, tanto en Panamá como en Panamá Oeste.

El titular de Salud informó que desde la fecha no se le acreditará el vale digital a quienes resultan positivos por el virus o a los que estén en cuarentena por ser contactos, para evitar que propaguen el virus, al salir a comprar alimentos en los supermercados.

Para garantizar la alimentación de estos pacientes, dijo Sucre, el equipo de trazabilidad, en apoyo con las juntas comunales y dirigentes comunitarios, será el medio encargado de proveer de alimentos a estas personas.

Para controlar con mayor eficacia que estos pacientes no incumplan con su cuarentena, se ha ingresado al sistema Paco, manejado por la Policía Nacional, las cédulas de cada uno de los ciudadanos que se mantienen activos con COVID-19.

Por tanto, tanto los contactos como los contagiados que sean detectados en las filas de los supermercados serán multados por el Ministerio de Salud.

El jefe de Salud, advirtió que además de la sanción, estas personas serán conducidas de manera obligatoria a los hoteles y a los albergues habilitados para la atención de la pandemia, hasta que cumplan con la fase de cuarentena.

A estos sujetos, también se les bloqueará la tarjeta tanto del Metrobús como del Metro para que no puedan circular en la ciudad, y estén obligados a quedarse en sus casas.

El anuncio hecho por Sucre se hace ante la insistencia de personas COVID-19 positivo, que a sabiendas de estar contagiadas o haber tenido contacto con infectados, utilizan sin reparo transporte público y asisten a los supermercados a realizar compras.

Si te lo perdiste
stats