Suspenden misas sabatinas y dominicales en la Arquidiócesis de Panamá

Medidas de la Iglesia católica panameña por COVID-19

El arzobispo de Panamá José Domingo Ulloa dio a conocer este jueves 12 de marzo, las medidas de la Iglesia católica por el COVID-19.

Aunque las iglesias continuarán abiertas, se cancelan las misas sabatinas y dominicales en la Arquidiócesis de Panamá.

A través de Radio Hogar y FTVE Canal 5, se estará emitiendo durante el día la celebración eucarística correspondiente al domingo, en un horario de 8:00 a.m, 9:30 a.m y 11:00 a.m.

Además, exhortaron a las parroquias que cuentan con plataformas digitales, utilizarlas para la transmisión de sus celebraciones.

En tanto, las celebraciones eucarísticas semanales, serán con un número limitado de feligreses de 20 a 50 personas, como mínimo.

Matrimonios, funerales y catequesis

José Domingo Ulloa, arzobispo de Panamá, añadió que los matrimonios y los funerales, también se han de realizar con el mínimo de familiares.

Las catequesis de primera comunión y conformaciones, serán suspendidas, así como demás eventos o actividades que se realicen en las parroquias que reúnan a más de 50 personas.

Medidas en las diócesis

Agregó Ulloa que, el resto de las diócesis, dependiendo de la evolución de la situación sanitaria, asumirán las respectivas medidas preventivas.

En este sentido, la Conferencia Episcopal de Panamá (CEP), reiteró que está suprimido el saludo de la paz en las celebraciones eucarísticas.

Los sacerdotes que tengan afecciones respiratorias u otros síntomas relacionados, no deben celebrar la eucaristía con participación de fieles, o entrar en contacto directo con ellos.

Asimismo, los fieles que presenten cuadros de afección respiratoria u otros síntomas, deben abstenerse de asistir a las celebraciones litúrgicas.

Medidas para la comunión

La comunión eucarística solo se dará en la mano. Los fieles deben recibirla con toda reverencia. Los sacerdotes han de instruir sobre la forma de hacerlo, y garantizar que quien comulgue lo haga a la vista del ministro.

Los sacerdotes y ministros extraordinarios de la comunión deben lavarse las manos cuidadosamente –o usar gel antibacterial– antes de dar la comunión, y cuando lleven el viático a los enfermos. Incluso, en este último caso, se recomienda usar las mascarillas.

Lea la resolución completa aquí