Cortizo: Hay intereses en la Asamblea para que se mantenga la Constitución vieja

Cortizo asegura que hay interés en la Asamblea para mantener la Constitución vieja

El presidente de la República, Laurentino Cortizo, aseveró que ningún diputado de la Asamblea Nacional puede retirar las reformas constitucionales, porque el que las presentó fue el Ejecutivo.

Esto, luego que el vicepresidente de la Asamblea Nacional de Panamá, Tito Rodríguez, expresara que la directiva del legislativo evaluaba suspender la discusión del proyecto de Acto Constitucional N°1, aprobado en tercer debate por el pleno.

“Ningún diputado puede estar retirando nada, el que presentó las reformas fue el Ejecutivo”, remarcó el mandatario.

Cortizo aseguró que en la Asamblea hay intereses de que se mantenga la Constitución vieja.

Sobre sus posibles diferencias con la bancada oficialista, Cortizo indicó que a él “no le gusta someter a nadie, ni comprar a nadie. Podemos tener diferencias, pero si yo creo que con una llamada puedo orientar a alguien, créanme que lo voy hacer”.

Ante las fuertes protestas registradas en los últimos días, el presidente dijo que no va avalar la división entre los panameños, porque las cosas se arreglan sentados, en una mesa de diálogo.

En ese marco, el Presidente exhortó a la población a leer la actual Constitución, para que analicen si quieren que se quede tal como está. “Ojo, no se preocupen y pónganse analizar”, reiteró.

A los agitadores, les advirtió que su equipo está pendiente de cada movida, y los tienen reconocidos a todos. “Sabemos quiénes son y donde viven”, sostuvo.

Ayer, fueron 6 minutos y 8 segundos, los que empleó el mandatario para decir que las reformas constitucionales continuarán, por lo que pidió solucionar las diferencias con el diálogo.

Esas reformas son una demanda legítima de la sociedad panameña, de todos (...) La iniciativa es darle al país un nuevo orden constitucional", dijo Cortizo durante un discurso en cadena nacional.

"Ningún panameño debe sentirse excluido", indicó el gobernante. "Lo que no vamos a permitir es la violencia".

Las palabras del Mandatario se dieron tras cuatro días de protestas que han dejado al menos un centenar de detenidos, entre ellos varios extranjeros, y múltiples denuncias de violaciones de derechos humanos y presuntos arrestos arbitrarios.