TVN plus En vivo

Varela sube el tono. Tilda de "ñañecos" a sus críticos

Varela endurece su tono

El presidente Juan Carlos Varela ha dado un extraño golpe de timón a su política de diálogo y su tono pasivo de comunicación. Ahora ha pasado al terreno de la beligerancia: para él, quienes critican en redes sociales al Gobierno, "ñañequean".

La frase la ha esgrimido este jueves en un evento en el que entregó 200 casas en Bocas del Toro, justo cuando confesaba que no le gusta "que se diga que no se está haciendo nada".

"Son estas comunidades humildes –Theobroma, Bocas del Toro-, que no se la pasan todo el día quejándose y ñañequeando en redes sociales, las que me dieron la oportunidad de servir al país", sostuvo Varela.

Antes, hace menos de dos semanas, aseguraba que no se debía a un pueblo que "critica todo", en referencia a la polémica por su viaje a Cracovia, a la jornada mundial de jóvenes católicos.

"Varela quiere ganar respeto, porque a ningún presidente le gusta que en cada esquina le estén diciendo que es una tortuga, le lastima el orgullo", proyecta el analista de mercados Jaime Porcell.

El politólogo Richard Morales coincide en que Varela intenta ganar deferencia popular, porque "está acostumbrado a que se le trate con reverencia y no que se le cuestione".

La reacción de un gobierno... ¿cansado?

Sin embargo, dice Morales, el mandatario también está padeciendo el desgaste de la imagen de su Gobierno e intenta reponerse ante esa mala hora. Varela tiene 40% de aceptación, 30 puntos porcentuales menos que durante el inicio de su gestión.

(Varela) está frustrado en parte porque debe estar claro que su gestión está siendo cuestionada. "Aunque debe darse cuenta que lo que debe atacar son los problemas que están afectando a las personas que le cuestionan", insiste Morales.

Aunque el presidente dice estar claro en que no está en campaña y no tiene "que defender al Gobierno ni al partido” en el que milita, Porcell ha establecido que el que los partidos políticos calienten motores hacia 2019 le obliga a implementar "tácticas para variar el temporal que se le va a venir encima".

Su mal tiempo incluyen los tranques por las megaobras que se ejecutan y el proceso de constituyente que ha activado el Colegio Nacional de Abogados. También las críticas por la efectividad del Control de Precios y la seguridad.

"Varela se ha decidido a tomar y responder a los golpes –insiste Porcell-. Ya su equipo está cansado".